The Guilty Code

Ancianas Superpoderosas

julio 29, 2015 Opinion
Por Sagrario Saraid (@ssaraid)

Fue en el 2010 cuando Ari despuntó por un blog llamado “Advanced Style”, en él se podían ver fotos de mujeres de la tercera edad, que a pesar del paso del tiempo, lejos de perder estilo, lo ganaron.

El blog se volvió famoso internacionalmente, muchos hablaron de él por diversas razones: por original, sorprendente, por la manera en la que enaltecía a las mujeres ya entradas en años, por destacar a la moda como un asunto incluyente y por la calidad de vida con que cuentan estos personajes. Cada quien vio lo quiso ver.

Breaking the internet y el fenómeno comenzó a transitar hacia un documental que fue estrenado el año pasado. Netflix lo incluyó recientemente en su catalogo en México; lo vi hace un par de semanas.

Comencé la función en casa, con un buen bowl de palomitas a la mano, en  pijama, carilavada y sin ningún pendiente laboral o personal. Todo mi entusiasmo puesto en este documental. Boquiabierta admiré el porte, la elegancia y el estilo de cada una de las seis protagonistas. Ahí, enfundada en mi peor look, aspiré a que los años me fueran dando un poco de su estilo y unicidad.

En el documental se observa cómo cada una de estas mujeres, están muy ocupadas por tener una identidad a través de su apariencia. Cuentan cómo van construyendo cada uno de sus outfits. Lo que guardan en sus clósets. Comparten por qué es para ellas tan importante vestir bien. Hablan sobre su edad. Lo que opinan sobre lo que otros dicen de ellas. Y de entre lo más conmovedor, las reflexiones que hacen acerca de sus propias vidas. Muy aleccionador.

Confieso que cuando vi las fotos del documental, antes de saber de qué se trataba, pensé que iba de dos cosas. Una, mujeres ricas que habían sido fotografiadas en NY. Dos, que eran mujeres mayores que se habían contratado como modelos. Pero no fue ninguna de las anteriores: son mujeres reales. Señoras que en pleno Manhattan lucen chics, trendys, atrevidas, pero que si las pones en la Ciudad de México, serán calificadas como “esas viejitas locas”.

AdvancedStyle2

Por supuesto que en México hay mujeres mayores que tiene con una clase innegable, pero poco se arriesgan a ponerse unos lentes como los de Peggy Guggenheim o ir a la boda de sus nietos al puro estilo Iris Apfel.

Como sea, estas mujeres son admirables. El documental les abrió puertas insospechadas, como convertirse en imagen de campañas publicitarias de firmas de moda internacionales, han dado entrevistas, tienen los shootings más extraordinarios y una agenda repleta de vida social que no esperaban, pasados sus 60 años. Soy fan de todas y me encantó el documental, sin embargo, terminé aterrada y mi cara de feliz domingo, pasó a un angustioso mañana.

En el documental se descubre también, ya avanzada la trama, las penurias que llegan con la edad: las enfermedades, los abandonos, los sueños olvidados, la falta de trabajo, la escasez de dinero y una contundente y voraz soledad.

El tiempo no perdona al físico, al alma ni a la cartera.

En la historia de Seth, se ve cómo una de ellas busca trabajo como hostess en repetidas ocasiones y no la reciben por la edad. Otra es maestra de pintura, una más vende ropa y otra –que es ciega–, literalmente vive de limosnas a las afueras de un teatro en Harlem. Otra mas fue editora y ahora sueña con haber sido la cantante de ópera que nunca fue.

AdvancedStyle1

Por supuesto la columna vertebral de la historia es mostrar el estilo de estas mujeres a pesar de su edad, pero yo no pude pasar por alto los contratiempos (¡Aaahhh! Qué será de mí. De ti. De nosotros).

Según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) existen más de 52 millones de pobres. Sólo 2 de cada 10 adultos mayores pueden solventar sus gastos, los 8 restantes viven en situación de pobreza; 3.5 millones (45.7 %), 36 .6 % (2.7 millones) están en situación de pobreza moderada y 10.1 (800 mil) viven en pobreza extrema, con 3.7 carencias en promedio. Además, hay otro 31.4 % de mexicanos de más de 65 años que son vulnerables y sufren dos carencias, y 77.1 % (5.9 millones) tiene al menos una privación social”, dice un documento fechado en febrero del 2014 en la Cámara de Diputados.

El Consejo Nacional de Población (CONAPO) indica que “los ancianos tienen el índice de desarrollo social más bajo en el país, lo que se traduce en pocas posibilidades de vivir la vejez de forma digna”, asegura el mismo documento. Por su parte, el Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores, dice que tres de cada cinco ancianos sufren violencia dentro de la familia.

Y por si el panorama no fuera lo suficientemente escalofriante, el abandono de un adulto mayor no figura en el Código Penal Federal. En el capítulo séptimo del ordenamiento legal sobre el abandono de personas sólo se menciona que una persona se hará acreedora hasta cuatro años de cárcel si abandona a un niño incapaz de cuidarse a sí mismo o a un enfermo, pero en ningún lado se mencionan a los ancianos.

VejezMexico

Según CONAPO, para el 2030 en México habrá más adultos mayores que jóvenes menores de 15 años y veinte años después de eso, tres de cada 10 personas tendrán más de 60 años. Y en el caso de las mujeres, para no variar, está más grave el asunto, pues conseguir un empleo más entradas en años es casi imposible y sólo dos de cada diez cuenta con pensión.

Chicas, no hay suficientes viejitos ricos que nos saquen de los apuros de ahora ni de mañana. No temo envejecer. ¡Vaya!, no es que haga fiesta si me descubro una cana, pero entre las muchas nuevas preocupaciones de los 30’s me surge esta: ¿qué vamos a hacer? Tampoco digo que todo el día estoy en un drama de un futuro que no tengo certeza de que vaya a tener, pero sí deseo tenerlo. ¡Claro que quiero que los años me caigan con gracia! Que el estilo y personalidad se acentúen. Quiero ser proactiva y lo suficientemente productiva para mi salud mental. Estar sana físicamente. Bien acompañada y sin preocuparme por qué comer o en dónde habitar.

Quiero vivir no sobrevivir. Quisiera estar en mis 30’s por siempre, pero si he de hacer algo por envejecer con estilo, creo que toca ahorrar en todo sentido: ahorrar salud, compañías, amores, dinero. De todo ahorrar más que un poco. O ¿tú qué dices?

The Guilty Code

Simple Share Buttons
Me declaro culpable de la belleza, moda, noticias, fashion y looks