The Guilty Code
Las ultimas

Angélica Rivera vs Letizia Ortiz

julio 1, 2015 Opinion
Por Sagrario Saraid (@ssaraid)

Todo esto para decir que sí, que ahora que vinieron a México los Reyes de España, me puse a husmear qué se puso la Gaviota o qué se puso su majestad, Letizia​; y también me reí mucho con los memes que circularon (#medeclaroculpable), ¡amé el del casco de jugador de futbol americano y el de Gandalf ​caminando ​con Bilbo Baggins!

Sin embargo, se me contraponen los sentimientos. Por un lado me encanta que los vestidos que usó Angélica Rivera, bonitos o feos, sean de diseñadores mexicanos. El rosa, de Alejandro Carlín, el azul de la comida con los Reyes​,​ es de Benito Santos, y​ el ​negro ​que usó por la noche, es de Alexia Ulibarri. ¡Qué emoción y qué gran responsabilidad que los diseñadores nacionales tengan los ojos de toda la prensa internacional!

Pero por otra parte entro en conflicto con la situación del país y la enorme lista de “dont’s” que se le pueden hacer a la Primerísima. En una acto de buena voluntad, dejo el tema de la casa blanca y otros de lado y, reconozco que, nos guste o no, es representante de nuestro país y me da mucho gusto que se muestre con buena percha y que ​no ​salga con el traje morado de Doña Lucha que ya una vez le adjudicaron. También me alegra que rompa con el paradigma del rebozo. Pero, ¿de verdad está la cosa como para andar mostrando estos notables modelitos? A mí parecer esta pasarela de Doña Angélica habla más de la competencia que ella tiene con la reina Letizia que de su interés por enaltecer México. (¡Qué gane la mejor!).

LetiziaAngelicaVestidos

En temas chismosos, resulta que cuando los Peña Rivera viajaron con todo y comitiva familiar a España, la Gaviota llevó algunos ajuares de Benito Santos y otro, de Felipe Varela, el diseñador de cabecera de la ahora ​R​eina (tssss…) que además, era “casualmente” muy parecido a uno que Letizia​ ya había usado en un acto público.

​H​ay personajes intocables entre mujeres​:​ la muchacha de servicio, el estilista, el diseñador de cabecera y el marido​.​ ​Es una cortesía entre mujeres.​ Equivale entre hombres al revolucionario dicho de “la vieja, el caballo y la pistola no se prestan” (escúchese en tono bravío al estilo Pancho Villa, ¡ajúa!).​

Y Angélica osó romper la regla de oro…​ Y comenzó el duelo, donde, no es por intrigosa, pero Letizia lleva la delantera, pues ya muchos artículos han destacado cómo Angélica trata de imitar el estilo de la Reina. Lo reflexiono y no puedo dejar de pensar en el capítulo titulado “Los Hijos de la Malinche” de “El Laberinto de la Soledad” de Don Octavio Paz. ​Los entendidos saben a qué me refiero. Paz dice que la vida del mexicano se resume en “chingar” y “ser chingado”. ​Así que hay que chingar para ser chingón y no ser el chingado.​ (Hay que ser mexicano para comprender esto). Y yo creo que Doña Angélica se quiere hacer la chingona: Desafiar la opinión pública que no la tiene en buena estima y competir en estilos con Doña Letizia que lo tiene mejor ensayado y le lleva ventaja por años siendo blanco de la prensa internacional, es ponerse con Sansón a las patadas.

VestidoLetiziaFelipeVarela

Porque, seamos honestos, nuestra Angeliquita no cuenta con las maestrías de Margarita Zavala, ni con la ​opacidad de ​Nilda Patricia Velasco, ​ni con el colmillo de Letizia; es una Primera Dama que de lo que sabe es de show y del qué hacer cuando se entra a escena​,​ ​y lo aprovecha. ​Para eso estudió, por eso se siente tan cómoda en situaciones como la de la visita de los Reyes, es su momento ideal para lucirse, por eso es desafiante porque sabe que es la experta en dar espectáculos ante las cámaras, y le echa ganas…aunque no estoy segura de que le eche mucha cabeza.

Cuando pregunto si de verdad era el momento o la manera de presentar tanto trapito nuevo, no quiero parecer aburrida ni anticuada. ¡A todas nos encanta estrenar ropa!. Pero me parece que choca de frente con muchas realidades de México. Por eso aplaudo el detalle de Letizia, un movimiento sutil y casi imperceptible pero que la coloca en un mejor lugar sin importar quién se veía mejor o quién tenía el mejor atuendo.

¿Cuál? Repetir vestido. En la comunión de su hija, la nueva princesa de Asturias (ceremonia comunitaria, por cierto), Letizia utilizó el mismo vestido verde pistache que le vimos en el Campo Marte, pero con otro saco. Esa jugada política le suma puntos sin duda y genera empatía con los españoles que la quieren y no la están pasando bien. La prensa española ya destaca lo del vestido verde. No hay que olvidar que España vive una crisis y que actualmente el 20% de la población en edad productiva se encuentra desempleada. En México, aunque se presume que hasta marzo de este año, la desocupación bajó al 4.2%, el salario mínimo continúa siendo vergonzoso: oscila entre los 68.28 y los 70.10 pesos diarios.

VestidoLetiziaPrimeraComunion

Pero además, repetir vestido es gritar a los cuatro vientos “puedes estrenar todo lo que quieras, yo vengo a tu casa, repito atuendo, y me veo bella e impoluta”, eso se llama seguridad y estrategia. ¡Claro que la Reina tiene para comprarse otro vestido. Y Angélica también! –ya ven lo que le pagaron cuando salió de Televisa–. Es más, las marcas se los dan con tal de que los usen. El clóset de Doña Angélica no padece de austeridad, es su popularidad quien la sufre y ella no se ayuda mucho. Letizia sin duda capitalizará este pequeño detalle políticamente ganando el aprecio de los españoles que, aunque como a Angélica le cuestionaron mucho su pasado, ella ha sabido ganarse el que hoy orgullosos la llamen su Reina.

Las Primeras Damas y los diseñadores no están peleados, ¡vamos!, Eva Perón con todo y su socialismo era una fanática de Christian Dior. Jackie Kennedy y el Chanel rosa que llevaba el día que murió su marido es un atuendo histórico. Por eso la movida de Letizia voluntaria o “involuntaria” vale mucho, porque como Perón y Kennedy no pretende hacerse la inteligente, es inteligente. Y ante la inteligencia, ninguna prenda que se porte es cuestionable. Tal vez es momento de que nuestra Primera Dama se ponga a imitar ciertas cosas de la reina de España, que van más allá del clóset… nomás digo.

http://www.datosmacro.com/paro/espana

http://eleconomista.com.mx/taxonomy/term/5980

http://elpais.com

The Guilty Code

Simple Share Buttons
Me declaro culpable de la belleza, moda, noticias, fashion y looks