The Guilty Code

Batalla de Bolsillo: iPhone vs OnePlus 2

Estamos de estreno con nuestro nuevo columnista Social Geek, quien semanalmente nos entregará su opinión y reporte en novedades tecnológicas. Para todos los amantes de la era “El futuro nos Alcanzó”, estamos seguros que este espacio les fascinará. Hoy nuestro geek, nos comparte la increíble historia de cómo y por quién abandonó su iPhone. Tú, ¿serías capaz?

Por @SocialGeek_mx

Hace un año tomé una decisión que no parecía tan importante en su momento. Por fin, después de varios aparatos en los que mostraba mi fidelidad a la marca de la manzanita, opté por decir adiós al iOS y darle la bienvenida a mi vida a Android. La razón para hacerlo: el OnePlus One, un teléfono independiente que —con una de las campañas más eficientes de mercadotecnia—, sólo era accesible mediante invitación. Después de varios intentos, por fin logré hacerme de una invitación para comprar un teléfono que, desbloqueado, valía la tercera parte que un iPhone y prometía especificaciones muy similares a los equipos de primera línea.

Tengo que aceptarlo, mi OnePlus vivió a las expectativas. De hecho, meses después evangelicé a mis amigos y para diciembre éramos varios los que ya tenían dicho aparato.

Tech3

La migración a Android fue lo suficientemente eficiente como para que ahora, cuando agarró un iPhone en mis manos, me sienta completamente desubicado; el botón de back se ha convertido en una de mis necesidades básicas. Sí, a veces extraño la calidad de fotos que tienen los celulares que Steve Jobs trajo al mundo, o la pulcritud con la que vienen empacadas estas joyas tecnológicas pero después recuerdo que es solamente un teléfono.

Durante estos meses he vivido un debate interno sobre cuál será mi siguiente teléfono celular y, aunque parece un cuestionamiento banal, es un hecho que cada vez más, se ha convertido en la herramienta que más utilizo. Sin contar las horas infinitas que pasó frente a mi computadora escribiendo, el segundo gadget que más tiempo paso contemplando es el celular, por lo que invertir en un buen equipo es una necesidad obvia.

Tech1

Ahora, una cosa es comprar un buen equipo y otra muy distinta es regalar el dinero al pagar por una marca como tal. Por suerte, el lanzamiento del OnePlus 2 —sí, no pierden tiempo con nombres creativos— me ha dejado claro cuál será el sucesor de mi teléfono actual el (lejano) día que éste ya no sirva.

Sin presentaciones extraordinarias, teasers innecesarios o campañas publicitarias en espectaculares, el OnePlus 2 ostenta grandes avances en relación con su predecesor. Sin necesidad de crecerlo en tamaño —5.5 pulgadas de pantalla son más que suficientes— las mejoras se encuentran realmente en el interior: el procesador es un Snapdragon 810 de Qualcomm que puede correr ya sea con 4GB de RAM y 64GB de disco duro, o bien con 3GB de RAM y 16GB de memoria interna, cualquiera de las dos opciones más rápida que en su versión anterior. La cámara de fotos mantiene los mismos 13 megapixeles, aunque ahora los sensores de luz se han mejorado para retratar imágenes más nítidas y con mejor contraste gracias a su apertura máxima de obturador de f/2.0… también puede tomar video en 4K, slow-motion y time-lapse, por si no fuera suficiente. Finalmente, el único avance que ofrece en su construcción es un cuerpo de magnesio, mucho más resistente que su versión anterior en plástico, así como botones en metal, que le brindan una apariencia más robusta y resistente.

Tech2

El OnePlus 2 es un claro ejemplo de que no es necesario romper el molde con cada equipo nuevo que sale a la luz. Nos hemos malacostumbrado a esperar innovaciones extraordinarias a un ritmo que simplemente no es sustentable. Está muy bien renovarse constantemente pero, reinventarse una vez al año es simplemente imposible.

The Guilty Code

Simple Share Buttons
Me declaro culpable de la belleza, moda, noticias, fashion y looks