The Guilty Code

BIlly Rovzar Director Editorial de Esquire

julio 17, 2015 Opinion
Por Gabriella Morales Casas (@gmoralescasas/@elprincipado)
Esquire
1355611946_esquire-mexico-diciembre-del-2012-1
“Adivinen qué. Ya hay nuevo director editorial de Esquire Latinoamérica. Se trata del guapo y carismático productor de cine y televisión Billy Rovzar. Sí, lo mejor es que me enteré en una fiesta, fue el chisme de la tarde: “ya si el productor más taquillero del cine nacional se vaya a hacer revistas es que no hay industria”.Así está la nota que nadie de mis cuates me quiso confirmar en Televisa, obvio, pero está más que planchado. Pero como Editorial Televisa no se va a lanzar al ruedo sin capote, Billy se encuentra en estos momentos en la Universidad de Yale tomando un curso intenso de managing editorial, que no es cualquier cosa. Claro que va a tener de su lado a un gran equipo de periodistas profesionales, con lo que caerá en blandito.Yo sólo le voy a hacer un llamado a Billy: no seas gacho, no me vayas a sacar de la lista de colaboradores de Esquire. Jejejejee.
billy-rovzar1

La guerra de los Roses

Por otra parte, cada vez que veo al matrimonio Peña Nieto – Rivera me da un poco de pena ajena, misma que siento cuando quiero comprar un nuevo coche y luego me entero los que se compra Mariasun Aramburuzabala ¡Qué escándalo! Primero fue la descortesía en el Museo Virreinal de Guadalupe, en Zacatecas, y ahora, una nueva falla del presidente Enrique Peña Nieto para con su esposa Angélica Rivera, durante el saludo oficial con el presidente de Francia, Françoise Hollande. Pero ella también lo trata mal. Miren:

Claramente se nota cómo él retira abruptamente el brazo que ella pretende tomar, cual quinceañera detrás del niño que le gusta. O tienen torpeza para la danza de la galantería, o se están dando con la cubeta, o a él no le interesa cuidarla, pero como sea, en los tiempos de Tony Grajales Bessaure en Los Pinos esto nunca hubiera pasado.

Manual de los presidentes “bien”

Momento, ¿quién es Tony Grajales?

Verán, independientemente de los jefes de protocolo que designa la Secretaría de Relaciones Exteriores, encargados de coordinar las giras internacionales de los presidentes y parte de su gabinete –el actual jefe es Miguel Malfavón–, cada administración tiene asesores personales en imagen pública, protocolo y hasta interiorismo, que deciden ellos mismos. Tony Grajales fue asesora de protocolo de Los Pinos, desde el sexenio de José López Portillo hasta el de Vicente Fox. O sea, venía en el paquete de la casa presidencial; su labor era tan impecable que nadie se atrevió a prescindir de sus servicios. Se encargaba de elegirles el guardarropa, enseñarles a respetar la etiqueta elemental y también la más compleja, como tomar una copa de vino por el tallo o comenzar una small talk en momentos de tensión.

Si bien la oficina de protocolo de la SRE se encarga de las giras y visitas oficiales con representantes de otras culturas, la jefa de los Pinos se encargaba hasta de comprar las toallas… Por eso sucedió aquel famoso “toallagate” de Marthita Sahagún, porque ya no estaba Tony. ¿Y por qué se fue? Porque Grajales renunció el día en que Fox le dijo que él no se quitaba la hebilla ni para una gala (y se la acabó quitando, cómo que no). Tony simplemente dijo “renuncio” ante toda la vorágine foxista, y decidió que era momento de colgar los botines con toda gracia, dejando un hueco irremplazable en Los Pinos.

Hay niveles.

En el sexenio de Felipe Calderón, el editor y experto en moda y lujo, Rodrigo Medina Riveroll fue asesor de Margarita Zavala en sus últimos años como primera dama. Él se encargaba de apoyarla en temas de protocolo hacia el interior de la casa y fungía como personal shopper. La primera asesora de Zavala fue Margarita White. A lo largo de un sexenio, pueden cambiar de staff según evoluciona el personaje público. Es cierto que nadie se salva de una regada protocolaria, pero los Peña Rivera no dan una ni con los outfits ni con las formas; no leyeron “Las Buenas Conciencias” (jajajajaja, soy mala), porque toda familia respetable sabe que, no importa si te estás colgando de la lámpara cual “La Guerra de los Roses”, nunca de se debe notar en público.

NUNCA.

Delirio por los autos.

Se ocupa un cambio urgente de tema. Les cuento que Audi presentó su nuevo R8V10 uno de los deportivos más completos del mercado. ¿Y saben quién tiene debilidad por este modelo?

Audi R8V10

Mariasun Aramburuzabala, la mujer más poderosa de México según Forbes. Recordaremos que su pasión automotriz la llevó a comprar Artega Motors en 2010, una firma alemana de autos deportivos de edición limitada, fundada por Klaus Frers, dueño de Paragon Parts Group. Pero dos años después, Tresalia Capital, la empresa que preside, declaró a Artega en bancarrota, lo cual no ha impedido que ella continúe su afición a los deportivos. Me pregunto si renovará su colección de R8 con esta ruidosa belleza de 610 caballos de fuerza. Tal vez lo sume a su vasta colección, que incluye un Mercedes AMG GT.

Diría que es toda una petrolhead, pero es un lugar tan común… Me gusta más cómo lo define mi amigo Edgar Tovar; se dice simplemente: ¡Ar ar ar!

Futbol y vida

 

Maracanazo Foto AP

Por último, no quiero dejar de mencionar a manera de humilde homenaje, a Alcides Ghiggia, el futbolista uruguayo responsable del Maracanazo de 1950, que murió ayer a los 88 años, día en que se celebró el 65 aniversario de la famosa final de aquella Copa del Mundo, entre Brasil y Uruguay. El marcador iba 1 a 1 hasta que Ghiggia, quien ni siquiera era un goleador, sino un extremo servidor de pases, sepultó a los brasileños al minuto 80. “Sólo tres personas han callado a Maracaná: el Papa, Frank Sinatra y yo”, dijo en una entrevista que quedó para la historia. Todo futbolero sabe qué es un Maracanazo, pero también los no futboleros, porque es un término que trascendió al propio futbol. El Chapo Guzmán, por ejemplo, aplicó el Maracanazo: cuando todo está en tu contra y nadie se lo imagina, ganas.

Ooops.

The Guilty Code

Simple Share Buttons
Me declaro culpable de la belleza, moda, noticias, fashion y looks