The Guilty Code

Bud Sex: Ahora hombres heterosexuales están teniendo sexo entre ellos por diversión

marzo 1, 2017 Placeres, Recomendamos
Medios de todo el mundo está hablando del Bud Sex, la reciente tendencia popularizándose entre hombres heterosexuales de tener sexo casual entre ellos.

Por @TheGuiltyCode

Los primeros informes se publicaron de medios de alta relevancia como The New York Magazine o The Huffington Post hablaban de “sexo entre rurales” en Estados Unidos. Hombres heterosexuales de zonas rurales de Estados Unidos estarían teniendo sexo entre ellos; el fenómeno fue reconocido primero por estudiosos sociales como la profesora de sexualidad de la Universidad de California Riverside, Jane Ward, con su libro Not Gay: Sex Between Straight White Men, donde nombró al evento “sexo homosexual entre hetersoexuales”.

Otro especialista, el doctorante Tony Silva de la Universidad de Oregon encontró el fenómeno en Craigslist, donde encontraría hombres presuntamente heterosexuales invitando a otros varones a tener sexo, principalmente en zonas altamente conservadoras como Missouri, Illinois, Oregon, Washington and Idaho. Fue el mismo Silva quien acuñó el término Bud Sex.

Pero ahora los informes están llegando a medios europeos como El País o El Mundo, que destacan las características del Bud Sex y revisan las teorías de estos dos investigadores. “Ven el Bud sex como un entretenimiento, una diversión o un pasatiempo. Los asistentes a estos encuentros no buscan relación personal alguna con la otra parte, ni cariño esporádico, ni una persona con la que compartir una charla de bar”, destaca El Mundo en su artículo.

“Los hombres heterosexuales de raza blanca, es decir, los que tienen el poder, tienen mucho que perder si reconocen sus deseos hacia el otro sexo, porque la masculinidad ha estado muy específicamente definida durante mucho tiempo y porque ha sido el único y estrecho camino para ser un hombre de verdad. La atracción hacia otros varones se ha percibido como algo femenino, que resta autenticidad y poder al hombre, aunque esta regla no funciona con las mujeres, que pueden besar o tocar a otras sin ningún estigma y sin que se traspasen las fronteras, más flexibles, de la normatividad sobre lo femenino”, le explicó la Doctora Jane Ward a S Moda de El País.

portadagay

Según Ward, hay otro tema que puede resultar delicado dentro del fenómeno, el de las etiquetas. ¿Cómo se les va a llamar a quienes realicen esta práctica? “En los últimos quince años ha habido mucho interés y comentarios en EEUU sobre la sexualidad más fluida y la heteroflexibilidad, pero siempre se han centrado en las mujeres o en los hombres de comunidades negras o latinas. Sin embargo, nadie se pregunta nada sobre está nueva manera de entender la masculinidad entre hombres blancos y heteros. O, como mucho, la justifican diciendo que no es sexo en realidad. Uno puede pensar que éstos hombres tal vez pertenezcan a la subcultura queer, en la que entonces los calificactivos de ‘homo’ o ‘hetero’ sobran, pero no creo que sea esa la razón. No quieren entrar en ese mundo, por eso su homosexualidad es utilizada al servicio de la heteronormatividad. Por eso he escrito mi libro, porque creo que es tiempo de analizar estas conductas con más detalle”, desarrolla la Doctora Jane Ward ahora para la New York Magazine.

El País añade un nuevo especialista a la ecuación para, el sexólogo Iván Rotella, director de Astursex (Asociación Asturiana para la Educación Sexual), quien asegura que nadie tenemos nuestra sexualidad totalmente definida. “Ninguno de nosotros somos 100% heterosexuales u homosexuales, y hay hombres y mujeres que exploran su parcela de atracción hacia el mismo sexo cuando ya son adultos, están casados y tienen una vida diseñada. Entonces puede ser un conflicto, especialmente si descubren que estas nuevas prácticas les gustan más que las anteriores. Pero el deseo es más amplio que los conceptos que han tratado de acotarlo y lo que hay que tender es a romper los encasillamientos y tener relaciones con personas, independientemente del sexo. Eso es a lo que se tenderá en el futuro y yo creo que vivimos una época en la que se está formando un nuevo paradigma, donde los conceptos tradicionales empiezan a entrar en crisis. A nivel práctico, uno puede aceptar lo que siente o le apetece y tratar de llegar a acuerdos, en caso de que se esté inmerso en una relación, o si no es posible cerrar un capítulo en su vida. Puede tambien negarlo y seguir con su vida normal. En ambos casos habrá conflicto, porque negarse a si mismo lleva también implícito un alto precio a pagar”.

Así que ya saben culpables, si están de humor, tienen un buen amigo de confianza y no tienen nada mejor que hacer, esta es una forma de invertir sus horas muertas. O pueden leerse un libro también o visitar nuestro sitio que siempre tiene un lectura nueva. O lo que ustedes decidan.

The Guilty Code

Simple Share Buttons
Me declaro culpable de la belleza, moda, noticias, fashion y looks