The Guilty Code

Cantantes que se Creen Actores

agosto 19, 2015 Opinion
Por Jorge Eduardo Morales (@Jorge_E_)

Desde hace décadas, la infame cultura pop ha visto nacer y morir a decenas de “artistas” que han buscado un lugar en la cima de la popularidad, ya sea en el cine, la televisión o el mundo de la música. Hacen de todo con tal de conseguir la añorada fama internacional, a cualquier costo, independientemente si son talentosos o no. Y con el afán de abarcar más espacios de exposure, muchos han tratado de colarse en cualquier medio que se los permita. Así, hemos visto conductores de televisión lanzándose de cantantes de hip hop; actores incursionando en algún deporte vistoso; animadores de talk shows escribiendo para alguna revista de moda y cantantes que se juran grandes actores de Hollywood. Todo con tal de que la gente los vea.

Es este último caso (el de los cantantes que quieren ser actores) el que tiene más remanencia por la naturaleza perenne de las películas. Es decir, sus puntadas de querer ser los próximos Pacino o Streep quedan guardadas para siempre en la memoria. Tal vez haya uno o dos que se salvan y hayan demostrado un legítimo talento histriónico, pero, honestamente, son más los que provocan esa pena ajena que te hace cambiar de canal o, de plano, hacerte reír involuntariamente.

Ejemplos, tengo muchos, pero aquí voy a hablar de unos muy hilarantes y otros que, considero, la libraron bastante bien. Ya me dirán ustedes qué opinan:

Los malos

Para empezar, la pobre, pobre, pobre, Britney. Ya desde entonces, cuando era la Princesa del Pop, tenía sus tropezones. Uno de los mayores fue Crossroads (Amigas para siempre), que fue su entrada (y salida) a Hollywood. Ni con la fama que tenía entonces, ni con los miles de britniliebers, ni con la publicidad que se le dio a la película, se salvó de ser un fracaso en taquillas. A nadie le gustó. Más bien, ¡nadie la vio! Ni me pregunten de qué se trata, porque no tengo empacho en decir que jamás la vi (y eso que era su fan). Y no creo que la vea en un futuro próximo. Tal vez hasta buena actriz es y nadie se enteró…

Otro que quiso entrar por la puerta grande fue el latino Chayanne. Él no se conformó con hacer una secuela de La Risa en Vacaciones. No. Él se fue a filmar Dance with me, allá por 1998. Los números de baile son increíbles, pero no fueron suficientes para disimular el limitado talento que el cantante tiene para la actuación. En esta cinta compartió escena con Vanessa Williams quien, aunque se notaba bastante mayor que él, demostró su capacidad como bailarina al lado del boricua. Aquí, con que veas las escenas de baile está bien, porque todo lo demás te lo puedes brincar. Por supuesto, con esta cinta acabó la fugaz carrera de Chayanne en Hollywood.

Una que va de lo sublime a lo ridículo es Mariah Carey. No voy a negar el talento que tiene como cantante, pero su paso por el cine ha sido poco constante. Desde el gran fracaso que fue Glitter (a la cual, según sus propias palabras, le tenía mucha fe) y la depresión que le dio por el mal recibimiento que tuvo la película (y con razón, es malísima), la ex de Luismi no dejó de intentarlo y, tras dos o tres pruebas, finalmente le pegó al gordo con su actuación en Precious donde, hasta reconocimientos del Sindicato de Actores de Estados Unidos tuvo. O sea, pasó de ser Britney a Barbra. Yo la prefiero cantando, pero al menos esta sí se sacó la espinita al final. Y, la verdad, lo hizo bastante bien.

Los buenos

No hay que ser tan malos. También hay casos donde se han dado buenas sopresas y los cantantes resultan mejores como actores. En primer lugar, Justin Timberlake quien han tenido un gran desempeño en Hollywood (sin dejar su lado musical) y ha protagonizado un buen número de películas y ya hasta hizo que se nos olvidara que era un N*Sync, en los noventa.

Otro caso es el de Beyoncé. La también conocida Queen B ha tenido varias participaciones en el cine, ya sea en Austin Powers o películas para televisión, pero, sin duda, su mayor trancazo fue la cinta Dreamgirls en la que veíamos la historia de un trío de cantantes (basadas en The Supremes) que sueñan con alcanzar la fama. Esta película –como casi todo lo que toca– fue un éxito en taquillas.

Uno que dio la sopresota fue Eminem. El rapero sorpendió al mundo entero cuando se estrenó en las salas la cinta 8 Mile. Es cierto que es casi él mismo en pantalla, pero interpretarse a uno mismo tiene su chiste y él la libró muy bien. La película tuvo muy buenas críticas y él salió avante en su entrada al mundo del cine. Muy prudentemente, ahí la dejó y se retiró de la actuación a tiempo y en la gloria.

¿Y en México?

Ahora voy a hacer un flashback a los casos de nuestro México querido y los cantantes que también quisieron entrarle al cine: ¿Se acuerdan de la película de Yuri? Soy Libre era el nombre de esta película que protagonizaba con Omar Fierro, con todo y los copetazos ochenteros. No es buena actriz, pero como es divertida se le perdona un poco. Si tienen una hora y media libre, aquí la pueden ver toda (y cantar, obvio):

¿Y qué tal Alejandra Guzmán y su Verano Peligroso? Yo me acuerdo que todas se sentían la Guzmán y andar de rebeldes como ella (todavía no existía Gloria Trevi o, por lo menos, no era tan famosa). Aquí, el galán también era Omar Fierro (me estoy dando cuenta que era “El” galán de la época) y la película nos mostraba ese Acapulco que todos tenemos en nuestros recuerdos infantiles, cuando la Costera y las calandrias estaban de moda. Ah, qué tiempos aquellos. ¿Nunca la viste? Acá te la puedes echar en YouTube:

Ya pisando la línea de lo surrelista, no puedo dejar de lado ¿Dónde quedó la bolita? con el grupo Garibaldi. De esta no puedo decir nada porque ni la vi, ni la voy a ver , ni la pienso ver nunca. Para armar este listado, intenté ver los primeros minutos. No pude. Fue más fuerte que yo. Ni siquiera voy a hablar de las memorables actuaciones de Paty Manterola o Charly. Ahora que si tú sí te mueres de ganas de verla y conocer la interesantísima trama de esta película, puedes disfrutarla en:

Ya para acabar, una que sí vi (y muchas veces, gracias a mi mamá). Mentiras es la película que tuvo a Lupita D’alessio como protagonista y que narraba la historia de una mujer que soñaba con ser cantante, se enamora de su productor y, obvio, termina siendo engañada. La historia perfecta para que entrara todo su repertorio musical. Lupita no es tan mala actriz, la verdad. Mira sus mejores momentos en la cinta:

Aun ahora, la lista de cantantes que ven a Hollywood como otra ventana de exposición sigue creciendo. Y nosotros nos los tenemos que seguir chutando. Si no, pregúntenle a Selena Gómez, Rihanna, Katy Perry, Nick Jonas…

The Guilty Code

Simple Share Buttons
Me declaro culpable de la belleza, moda, noticias, fashion y looks