The Guilty Code

Cine de perros

marzo 16, 2016 Opinion
Por Jorge Eduardo Morales (@Jorge_E_)

No están para saberlo, pero hace un par de semanas tuve una pérdida familiar. Katty, la perra de la familia y quien este año hubiera cumplido ¡17 años! llegó al final de su vida, y aunque yo llevaba tiempo preparándome sicológicamente para la inminente separación, no dejó de ser un episodio triste en mi existencia.

Este hecho me hizo recapacitar en lo importante que son las mascotas para quienes hemos tenido la fortuna de convivir con alguna, y que son un miembro más de la familia a la que pertenecen. Y en el cine pasa lo mismo. Tanto así, que se han hecho decenas y decenas de películas en las que los protagonistas son animales (perros, principalmente) o, si bien no lideran la historia, son parte fundamental de la trama.

A través de la historia del cine, hemos conocido perros buenos, perros locos, perros salvajes, perros reales, perros de caricatura… Hoy comparto contigo una lista de cintas con perros memorables:

Benji

Si tienes menos de 25 años, seguro ni sabes de qué hablo, pero en los setenta y ochenta hubo película, serie de televisión y hasta caricatura de este perrito que tuvo un sinfín de aventuras. Desde la película original de 1974, Benji fue el perro favorito que le dio un lugar a las razas mestizas. Aún me recuerdo siendo niño durante las vacaciones de verano, viendo la serie de Benji en Canal 5.

La dama y el vagabundo

Estrenada en 1955, este clásico de Disney cuenta la historia de Reina y Golfo, dos perros que viven en mundos totalmente distintos. Ella, en una aristocrática residencia rodeada de cariños y lujos. Él, en las calles sobreviviendo. Pero, un día, Reina tiene que escapar y refugiarse en el mundo de Golfo. Un tanto cursi para mi gusto, pero tiene un lugar en las clásicas caninas.

Bolt

Este es un perro Disney del siglo XXI. La cinta nos cuenta la historia de Bolt, un perro genéticamente modificado para ser un superhéroe en defensa del mundo. Lo malo es que todo esto es solamente ficción, porque Bolt es un perro actor, pero él cree que tiene todos esos poderes. Un día, escapa y descubre el mundo real, y es entonces cuando descubrirá que tal vez no tiene todos esos talentos que creía…

Amores Perros

La obra que consolidó a Alejandro González Iñárritu cuenta tres historias que se mezclan en un evento inesperado (un choque de autos). Aunque la trama gira en torno a personajes humanos, cada uno de los protagonistas tiene un lazo especial con uno o varios perros. Perros de pelea, perros falderos y perros callejeros son los personajes secundarios de esta cinta que le dio una refrescada al cine mexicano. En todos los casos, el lazo afectivo entre humanos y perros es fundamental en el desarrollo de la historia.

El Artista

Esta película muda tuvo, además de sus protagonistas humanos, uno muy peculiar: el perro de raza Jack Russell Terrier que se ganó nuestro corazón. La actuación del perro en la película fue tan memorable que, incluso, fue bien recibido en la ceremonia de los premios Oscar del año del estreno de la película y, además, recibió el Palm Dog Award en el Festival de Cannes de 2011. La nota triste sucedió en agosto de 2015, cuando se anunció la muerte del can actor.

Siempre a tu lado, Hachi

Drama, drama, drama. Y más cuando sabes que está basada en una historia real. Richard Gere es el protagonista de esta película que narra la vida de Hachi y cómo estos dos seres están “destinados a estar juntos”. Cuenta cómo la relación entre un hombre y un perro puede convertirse en algo verdaderamente poderoso, tanto, como para que el can se pare en el mismo lugar, día con día, semana tras semana, a esperar ansiosamente el regreso de tu amigo… (snif).

101 dálmatas

De esta hay para escoger: la clásica animada de 1961 o la de carne y hueso (con Glenn Close como la malvada Cruella de Vil) de 1996. Ambas cuentan la historia de Pongo, Perdita y sus 15 cachorros que, junto a otros 84 cachorros más, son víctimas de la aristócrata Cruella, quien pretende obtener la piel de los perritos para hacer un abrigo de piel. En mis tiempos, yo conocía la película como La noche de las narices frías. ¿Por?

Cujo

Este San Bernardo no tenía nada de adorable. Basada en el exitoso libro de Stephen King, Cujo es un perro de casa como cualquier otro, hasta que es mordido por un murciélago con rabia. Es ahí cuando el dócil animal se transforma en un monstruo asesino que cobrará la vida de quien se acerque a él. En los ochenta, esto daba mucho miedo. Vaya que nos hemos desensibilizado.

Ahí en la lista están el menso de Beethoven, la insufrible cursilería de Lassie, la sosa cobardía de Scooby Doo y hasta la hilarante presencia del perro de La Máscara, pero creo que con estas son suficientes por ahora para mostrar cómo el cine ha dedicado muchas historias a los mejores amigos del hombre. Y vaya que se lo merecen, por algo son, justamente, nuestros mejores amigos.

Marley y yo

Como bonus, tengo esta película con la que lloré sin parar. Sí, es una comedia y sí, está muy graciosa, pero ella muestra justamente a una familia que vive con Marley, un cachorro que pasa su vida entre juegos, desorden, regaños y mucho amor. Desde su tierna infancia hasta su vejez canina, vemos cómo la dinámica familiar se desarrolla dándole un lugar al perro de la familia. Esta cinta es el claro ejemplo de lo que quise decir al principio de mi texto, hablando de mi propia mascota.

Aquí, la escena final de la cinta, mensaje con el que me despido de mi peluda amiga:

In memoriam

Katty

(18 agosto 1999 – 5 marzo de 2016)

jorge-katty

The Guilty Code

Simple Share Buttons
Me declaro culpable de la belleza, moda, noticias, fashion y looks