The Guilty Code

Declara tu amor a una pizza de La Loggia Pizzería

¿Te puedes enamorar de la comida? Todo indica que sí, o por lo menos así fue nuestra experiencia deleitando el sentido del tacto y del gusto en esta casa de amor y comida.

Por Viko Lukániko (@gallolukaniko)

No cabe duda que el amor es el sentimiento más hermoso del planeta. Lo mejor de éste, es que rodea, abraza toda relación; desde las personales hasta algo tan básico como la comida. Así fue mi encuentro con una pizza de Ristorante La Loggia: labios de salsa de tomate y su mirada de albahaca que conquistó mi corazón.

Los caminos del amor son un misterio. Puedes buscar en bares, en Tinder o debajo de las piedras, pero si el amor no está de humor, no se aparece. Y entonces cuando menos lo esperas, cuando caminas por Polanco lleno de envidia por los besos sueltos en el parque Lincoln, o las copas que suenan en los restaurantes, es cuando sucede la magia.

PizzaLaLoggia2

Sentado en una mesa rica en saleros llenos de historias, de risas, pimienta y camaradería, es cuando uno se relaja y permite que el azar se manifieste. Entre menos busco, más encuentro. Así, poco a poco el aroma de la amistad fue seduciendo mis sentidos. Una atención expedita en la pizzería La Loggia de Polanco, me obligó a bajar la guardia.

Cuando llegó mi llamado para preparar mi propia pizza, moría de nervios. Me imaginé dando vida un monstruo de mozzarella, repitiendo la historia de Viktor Frankestein en su laboratorio. ¿Qué hacían mis manos en la masa? Ese arte de abrir el mundo, aplanarlo para sembrar los ingredientes de un futuro placer. Es difícil en veces competir contra expertos que llevan la masa de trigo al límite. Un tango que seduce, que acrecienta con el calor del horno napolitano.

Pero uno siempre saca la casta. Lo intenta sin temor al error. Se pisa y se improvisa al paso. Se baña de salsa y se besa con una hoja de albahaca. La cocción de la pizza es cosa de minutos. La paleta, extensión del pizzero, cuida que el calor abrace ese pedazo de corazón italiano hasta quedar al dente; listo.

PizzaLaLoggia3

Y cuando los labios se besan. Orilla crujiente. Cuello de queso. Todos se seducen con copa de vino tinto a la salud de la mirada. Y cuando las risas inundan el espacio, y nuevas amistades entran al mundo personal de la mano de un gelato italiano, entonces sabes que encontraste el amor; y esta vez el evento sucedió con la amorosa pizza de Ristorante La Loggia Pizzería.

Ristorante La Loggia Pizzería
Dónde: Emilio Castelar 44, Polanco.

The Guilty Code

Simple Share Buttons
Me declaro culpable de la belleza, moda, noticias, fashion y looks