The Guilty Code

Diptyque en París o el Amor a Primera Vista

marzo 17, 2016 Opinion, Slider One

Por Federico Legorreta (@Fedelego)

Era 1960 cuando tres amigos decidieron abrir esta pequeña tienda en París, ellos eran: Christiane Gatrout, diseñadora de interiores; el pintor Desmond Knox-Lee, y el director de teatro y escenógrafo, Yves Coueslant. Al inicio, la tienda ofrecía telas finas junto con el papel tapiz más original, pero, poco a poco y dado el buen gusto de estos tres personajes, la tienda se fue transformando en un bazar de objetos únicos y de diseño.

Al inicio se ofrecían perfumes importados del Reino Unido, y no fue sino hasta 1964 que Diptyque lanzó al mercado su primera fragancia propia: “L’Eau”. Poco sabían del éxito que les esperaba en el mundo de las fragancias, tanto para el hogar como las de uso personal. A tal grado que la marca decidió especializarse en fragancias y dejar a un lado las telas y objetos de diseño.

Diptyque

Algo muy interesante de esta marca es que decidió no dar franquicias ni crecer globalmente. Diptyque prefirió ser una marca “de nicho” que ofrecería la más alta calidad en sus productos y sin hacer ningún tipo de publicidad. La marca se recomendaría únicamente de boca en boca. Por esta razón, aún hoy, pocos conocen la marca, pero entre los clientes frecuentes están Catherine Deneuve, Inés de la Fressange, Christian Lacroix y el mismísimo Manolo Blahnik, quien ha confesado que siempre antes de iniciar una rueda de prensa rocía el espacio con aromas de la marca. Incluso diseñadores como John Galliano y Thomas Maier se han acercado a Diptyque para crear su propia línea de fragancias y velas.

Blahnik

CatherineDeneuve

JohnGalliano

Algo muy peculiar de Diptyque son sus etiquetas. Su forma siempre ovalada simula un escudo romano, y siempre en blanco y negro con las letras revueltas. Desde sus inicios así han sido todas la etiquetas de todos los productos, nunca han cambiado. Así han creado su sello particular: elegante y atemporal.

DiptyqueEtiquetas

Si existieran “Olimpiadas” para los perfumes, sin duda Diptyque arrasaría con las medallas de oro. Te recomiendo que el día que visites una de sus boutiques pruebes estas fragancias, te prometo que no vas a arrepentirte.

-PHILOSYKOS: Esta fragancia llegó para quedarse. No conozco a nadie que
no le guste y confieso tener una fuerte adicción a ella.

-L’OMBRE DANS LEAU o Sombra en el agua: Otra de mis favoritas de toda la línea, además de ser una de las más vendidas. Difícil de describir.

DiptyqueFragancias

A cincuenta años de abrir sus puertas, la marca es ya toda una institución en el mundo de la perfumería. Podemos decir que es la marca que más importancia le ha dado a la perfumería del hogar y ambiental, ya que sus velas son todo un icono en la industria. No hay quien las supere. Debes oler Baies: un aroma a maderas e incienso, fuerte pero sensual; así como Figuier, un aroma inspirado en el higo.

No existe regalo más perfecto para hombre o mujer y para cualquier ocasión, que una vela de Dyptique. Una vez que prendes una de estas es imposible no quedar hechizado por su aroma.

Comentarios en: @fedelego

The Guilty Code

Simple Share Buttons
Me declaro culpable de la belleza, moda, noticias, fashion y looks