The Guilty Code

Duarte, el Pobre Angelito

febrero 29, 2016 Opinion
Por Gabriel Bauducco (@GabrielBauducco)

Es grave que una investigación por el presunto desvío de 15 mil millones de pesos denunciada por la Auditoría General de la Federación y exhibida por los senadores para pedirle a la Procuraduría General de Justicia de la República que actúe en contra del gobernador Javier Duarte, dure en los medios de comunicación lo que el agua entre las manos. Y lo es también que diputados –los alineados en la oposición, claro, concentrados con mayor número de votos en el PAN y el PRD– amenacen con promover un juicio político contra el gobernador del estado y todo parezca más una jugarreta electoral que un acto de justicia. ¿Cuántos juicios políticos han visto proceder? Es grave que en casi cualquier rincón en el que Duarte es nombrado, junto a él aparecen los comentarios que lo asocian una y otra vez al asesinato de periodistas –cerca de veinte en lo que va de su gestión–. Javier Duarte, el gobernador de la corrupción y el crimen organizado, es fácil escuchar. Es grave.

JavierDuartePenaNieto

Duarte es, para muchos, un impresentable: alguien que se entrega con frecuencia a la ira de sus declaraciones y cuya imagen pública tiene una trayectoria descendente sin remedio y sin paracaídas. Ese derrumbe en un ícono de lo que ya nadie quiere para México.

Él mismo ha dicho y otros secundan la idea de que en realidad todo se trata de una campaña de desprestigio en su contra. Pobre angelito. Aun así: aún pensando que es víctima de eso que en la política es cosa de todos los días –la conspiración– Duarte tiene más explicaciones que dar que explicaciones que pedir.

JavierDuartePeriodistas

Sería prudente dejar la ingenuidad de lado y pensar que Javier Duarte no es el estadista que Veracruz necesita, no. Pero… Veracruz es uno de los 12 estados en los que habrá elecciones para renovar las gubernatura. Y es verdad que eso lo convierte en un campo de batalla. Ahí es donde la teoría de la conspiración tiene algo de cierto. Sin embargo, nada bueno ha de haber bajo la alfombra si el mismo Héctor Yunes, de su partido el PRI, dijo que de llegar a ser gobernador del estado iría, incluso contra el propio Duarte en su afán de “limpiar” el estado. Lo habíamos visto antes: un candidato diciendo que si gana juzgaría al gobernante actual. Pero no lo habíamos visto dentro del mismo partido. ¿Así de sólo está Duarte? ¿Por qué?

El Golfo de México, donde está Veracruz, lleva décadas sometido a los vaivenes del crimen organizado. Los Zetas, el cartel Jalisco Nueva Generación. El orden en el que se van rolando el poder podría ser la causa real de esta caída sin fin en la que vemos a uno de los estados que no tiene ni los mayores índices de pobreza, ni peores medidores generales de calidad de vida. El problema de Veracruz sí es la corrupción del gobierno en turno, pero lo más probable es que el más grande de los males del estado se llame narcotráfico. ¿Duarte tendrá algo que ver con eso? Probablemente nunca lo sepamos a ciencia cierta.

The Guilty Code

Simple Share Buttons
Me declaro culpable de la belleza, moda, noticias, fashion y looks