The Guilty Code

El Poder del Lipstick

abril 1, 2016 Opinion
Por Mayalen Elizondo (@mayalene/@urbanglossmx)

Es rarísimo que una mujer, sin importar su poder adquisitivo, no tenga un lipstick. Un bonito color de labios cambia el humor, te hace sentir guapa en un segundo y hasta mejora tu ánimo cuando estás apachurrada. Un lipstick empodera, te hace sentir la más linda del lugar en el que estás y sube tu autoestima. Traer la boca pintada es sofisticado y, sobre todo, muy femenino.

Mi primera “barra de labios”, como le dicen en España, en tono rojo fue un Chanel. Me lo compró mi mamá a los 17 años, después de horas de rogarle. Claro que para entonces ya tenía una colección de colores, la mayoría de ellos de marcas de súper –buenísimos–, pero ninguno tan sofisticado como un Chanel. Solo lo usaba para salir en la noche.

Antes de usar un nuevo lipstick, siempre lo huelo; me gustan los que huelen rico. Desde los Revlon de toda la vida, hasta los de marcas sofisticadas como Guerlain o Chanel. De pronto me da por usar todos los que tengo y de pronto me encariño con uno y lo uso hasta que se acaba.

LipstickGigiHadid

Además del olor, algo que siempre me ha llamado la atención es la forma que toman los lipsticks después de un tiempo de uso; cada mujer los amolda diferente, ¿se han fijado?

Tengo alrededor de 50 “pintalabios” entre lipsticks, brillos, lipstains y lipbalms con color. Está el del diario, el que traigo siempre en la bolsa, el rojo de las ocasiones especiales, el rojo de día, el naranja que me fascina, los rosas claros que suavizan facciones o los intensos para ir a un coctel. Tengo de Revlon, de Maybelline, de MAC, de Chanel, de Tom Ford, de L’Oréal, de Bobbi Brown, de Lancôme y hasta del mercado. No es necesario gastarse una fortuna, con dos o tres tonos básicos en marcas que estén dentro de tu presupuesto estás hecha.

Tener un lipstick favorito es básico, puede ser de cualquier color; no necesitas traer la boca pintada de rojo todo el tiempo, el chiste es que te sientas bonita cuando te lo pones, sea rosa, vino, nude o transparente. Los tonos del momento son ciruelas-rojo sangre, rosas en toda su gama y, desde luego, rojos.

Hay mujeres que confían tanto en su belleza, que no usan nada de maquillaje, pero como siempre les digo a mis amigas: un poquito de brillo nunca le hizo mal a nadie. No entiendo a esas mujeres que no usan ni Chapstick; una vez casi me da un infarto al ver en una boda que la hermana de la novia se fue al magno evento con la cara lavada, ni un toquecito de color en los labios; parecía muerto fresco.

Lipsticks

Se que en español se le llama bilé o labial, pero –y esto es trauma 100% mío–, esas palabras me parecen cursis, así que prefiero decirle lipstick. ¿Tú cómo le dices?

Espero que esta primavera que empieza descubras, si es que no lo has hecho, el poder de un buen lipstick, uno que te haga ver fantástica. Haz el intento, regálate un color nuevo para recibir el calor guapa y de buenas.

The Guilty Code

Simple Share Buttons
Me declaro culpable de la belleza, moda, noticias, fashion y looks