The Guilty Code

El Teatro, Jekyll And Hyde

marzo 25, 2016 Opinion
Por Amalia Mejía (@Picho143)

¿Cuando el bueno hace algunas cosas malas deja de ser bueno? ¿Cuando el malo hace algunas cosas buenas lo convierte en bueno? ¿Alguien se podría llamar bueno? O ¿es que no hay un solo bueno en este mundo?

El Apóstol Pablo cuestiona su propia conducta con estas palabras:

“Yo soy humano, no entiendo el resultado de mis acciones, pues no hago lo que quiero, y en cambio aquello que odio es precisamente lo que hago.

Porque yo sé que en mí, es decir, en mi naturaleza débil, no reside el bien; pues aunque tengo el deseo de hacer lo bueno, no soy capaz de hacerlo. No hago lo bueno que quiero hacer, sino lo malo que no quiero hacer.

Me doy cuenta de que, aun queriendo hacer el bien, solamente encuentro el mal a mi alcance. En mi interior me gusta la ley de Dios, pero veo en mí algo que se opone a mi capacidad de razonar: es la ley del pecado, que está en mí y que me tiene preso”.
(Romanos 7)

Esta incontrolable dualidad en el ser humano viene a ser el tema en el musical Jekyll and Hyde que por primera vez se presenta en México después de haber sido estrenada en Broadway hace veinte años.

JekyllAndHyde

El papel protagónico lo tiene Abel Fernando, si eres fan de los musicales lo recordarás en Los Miserables, El Hombre de la Mancha, Jesucristo Superestrella, El violinista en el tejado, entre muchos otros, siempre haciendo gala de un recurso vocal envidiable. En esta ocasión no solo al escucharlo nos dejará sorprendidos, sino también con su trabajo actoral.

Luchar por ser bueno es un objetivo de vida para muchos, y la generalidad de las personas se declaran a sí mismas como buenas; sus fallas, (porque las tienen) solo son “travesuras”, descuidos sin querer que le dan sabor a la vida. Y así justificando nuestros errores, sin perdonar los errores ajenos, (y en el fondo tampoco perdonando los nuestros), se nos va la vida.

Un musical de gran formato que si no hace derroche como nos tiene acostumbrados OCESA, sin duda alcanza un muy buen nivel. La orquesta es en vivo y nos hacen disfrutar de este musical creado por Frank Wildhorn, autor, por cierto, también del musical Sello escarlata que protagonizara también Abel Fernando unos meses atrás.

Es una buena obra que invita a reflexionar y mirar hacia el interior de uno mismo y ver a ese otro yo, que tal vez no nos gusta mucho, pero que todos los días se empeña en tomar un lugar protagónico en nuestra vida.

En el elenco se encuentra Silvia Villaú, José Joel, Aranza e Ivonne Montero dirigidos por Tomás Padilla y la producción corre a cargo de Theatre Properties quienes hicieron también el montaje en España.

Tal vez sea bueno reconocer que no somos tan buenos como pensamos, y jamás seremos tan buenos como quisiéramos, tal vez así descansemos un poco y seremos capaces de mirar con más benevolencia a los otros, que también tienen la batalla de la “bondad” perdida.

Ven y trae a tu “Hyde” a pasear al Gran Teatro Moliere para disfrutar de esta obra, porque después de todo… también tiene su corazoncito.

Gran Teatro Moliere
Moliere 328 Polanco
Jueves a domingo

The Guilty Code

Simple Share Buttons
Me declaro culpable de la belleza, moda, noticias, fashion y looks