The Guilty Code

En el cine están las vacaciones de tu vida

junio 29, 2016 Opinion
Ya empezó el verano y, obvio, ya nos urge escaparnos a algún destino exótico donde nos olvidemos de la rutina, el trabajo y el insufrible tránsito citadino. Si a estas alturas todavía no sabes a dónde escaparte, aquí te presento una lista de películas que se ubican en destinos diversos del mundo y con las que puedes inspirarte para empezar el viaje de tu vida.

Por Jorge Eduardo Morales (@Jorge_E_)

No importa si eres de los que gusta de los destinos de playa, o las ciudades históricas o los escondites místicos del mundo, en el cine se han retratado historias que se ubican en todo tipo de locaciones y, esta ocasión, te presento una lista de cintas filmadas en destinos que seguro se te antojarán conocer.

Mamma Mia

Además de que te la pasas cantando los éxitos de ABBA durante dos horas, esta cinta nos deleita con escenarios espectaculares de las Islas Espóradas, en Grecia. Uno de los sitios más fotografiados en la cinta es la isla de Skópelos, ya sea en el Puerto antiguo de Scíathos o la playa Glysteri. O, si recuerdas la famosa escena de la boda en esa pequeña capilla en la cima de una montaña, cerca del pueblo de Glossa, también en la Isla de Skópelos. Las tomas aéreas y abiertas durante los números musicales nos dan una imagen de lo que Grecia tiene para ofrecer.

Ángeles y demonios

La precuela de El Código da Vinci se desarrolla mayormente en El Vaticano, Roma. Mientras el doctor Robert Langdon (Tom Hanks) trata de encontrar a un asesino serial que intenta matar a cuatro cardenales del Vaticano, recorremos la ciudad de Roma de arriba a abajo, haciendo parada en sitios emblemáticos de la ciudad, como la iglesia Santa Maria della Vittoria, cercana a Piazza della Repubblica, o la Piazza Navona; o, finalmente, la Piazza di San Pietro, desde donde puedes contemplar el exterior de la Capilla Sixtina, corazón de El Vaticano. Un rápido tour romano mientras resuelves un crimen.

El sorprendente Hombre Araña 2: La amenaza de Electro.

Cintas filmadas en Nueva York hay muchísimas. Románticas, de terror, de aventura, para niños, bueno, de todo. Este destino es uno de los más socorridos por los cineastas de Hollywood. Esta vez, escogí la más reciente cinta de Spiderman por tener secuencias en hotspots de aquella urbe que todos reconocemos fácilmente, como los ultrafotografiados Times Square o Central Park. Además, las tomas en las que el Hombre Araña se columpia por la ciudad, nos muestra los sitios turísticos más reconocibles y que, hayas visitado o no con anterioridad, te dan ganas de recorrer como todo un experimentado neoyorkino. ¿Quién no quiere ir a Nueva York?

Amélie

Esta película surrealista nos presenta una París mágica, según los ojos de la protagonista de la película, interpretada por la actriz Audrey Tautou. La zona cercana al Moulin Rouge, el Metro de París, el carrusel de la Plaza Saint Pierre o El Sagrado Corazón están en la ruta de Amélie durante la cinta. Por supuesto, no puede faltar Notre Dame en este tour fílmico por París que desarrolla la historia casi siempre en el centro de la Ciudad Luz. Por cierto, casi todos los lugares que aparecen en la película existen en la vida real, así que si te escapas a aquella ciudad europea, puedes armar tu propio tour Amélie.

La mujer de mis pesadillas

Cinta protagonizada por Ben Stiller, esta película –graciosa, pero no demasiado– ocurre casi al 100 % en Los Cabos, México, donde supuestamente se realiza la luna de miel de los protagonistas. Durante la cinta, se explota un poco el mexican curious, pero si quitas los clichés de mariachis y margaritas de la foto, te darás cuenta que exponen un México lujoso, contemporáneo y, al mismo tiempo, rico en cultura y bellezas naturales. Por cierto, el hotel donde todo ocurre es Esperanza, uno de mis hoteles favoritos en el mundo.

Rápidos y furioso: Reto Tokio

Si no me equivoco, esta es la sexta cinta de la eterna saga de Rápido y Furioso, si hablamos en orden cronológico de la historia. No soy fan de esta serie, pero quienes lo son me dicen que si no existiera esta película, el mundo seguiría siendo el mismo. Alejada de los escenarios estadounidenses de las otras películas, el reparto no incluye a los protagonistas que todos ubicamos –aunque hay unos cameos ahí de Vin Diesel y Jason Statham–, pero lo que me hace mencionarla es la imagen que nos da de Tokio: un destino moderno, luminoso, lleno de vida nocturna, con gente con mucha onda y a la moda que nos dan ganas de conocer.

Comer, rezar y amar

Roma para comer, India para rezar, Bali para amar. Así fueron los destinos que la protagonista de esta cinta recorrió para autodescubrirse y encontrar un nuevo rumbo. Aunque la película retrata muy bien a Roma e India, me voy a concentrar en las maravillosas imágenes que nos muestra de Bali, uno de los destinos más exóticos en el mundo y que, después de ver esta película, toooodos queremos conocer. No tanto por encontrar el amor (bueno, quién sabe) sino para conocer los espectaculares escenarios que esta zona asiática presume. Por cierto, el resort balinés Ubud Hanging Gardens ofrece el paquete “Eat, pray, love” que permite disfrutar de Bali al estilo Julia Roberts. Y, más en detalle, la curandera y el chamán que conoce en la historia existen realmente y puedes organizar un recorrido para conocerlos.

James Bond: Spectre

La más reciente cinta del agente 007, transcurre en la CDMX. Con el objetivo de darle a la ciudad una nueva imagen –“simplemente, cosmopolita” diría María de Todos los Ángeles–, el gobierno capitalino le dio al señor Bond todas las facilidades para filmar en nuestra ciudad y retratarla de la mejor manera posible. El MUNAL, el Palacio de Minería y la calle de Tacuba son fácilmente identificables en la historia y, la verdad, la ciudad se ve bastante bien. Tanto, que hasta ganas me dan de que de verdad existiera un festival de Día de Muertos como el que aparece en la cinta. Si no vas a salir de vacaciones, esta película te hace revalorar el ser un “capitalino” orgulloso (ya ni sé cuál es nuestro nuevo gentilicio oficial).


Bonus

Verano Peligroso

Ahora que si andas muy retro, te puedes echar esta película que nomás tiene 25 años (¡25 ya!). Estelarizada por una entonces joven Alejandra Guzmán y un codiciado Omar Fierro (¿qué fue de él?), este churro mexicano transcurre en un dorado Acapulco, cuando todavía las palmeras, el sol y una hermosa playa eran lo más destacable en las noticias de aquel destino. Con un poco de nostalgia, vemos lo mejor del puerto, la playa y la Costera de los años noventa y nos hace recordar que todos tenemos buenas historias que recordar de aquella ciudad. Con esta película, como diría Agustín Lara, acuérdate de Acapulco.

The Guilty Code

Simple Share Buttons
Me declaro culpable de la belleza, moda, noticias, fashion y looks