The Guilty Code

En la madre…

mayo 10, 2016 Opinion
Este 10 de mayo está bien que todos recordemos a nuestras respetadas madres de familia, pero que ciertos personajes no abusen y le carguen a sus madres todas las responsabilidades de su actuar profesional y personal, opina nuestra querida columnista.
Por Anaví Taché (@vioverdu)

Vamos depositando nuestro cariño, nuestras ilusiones, nuestro agradecimiento. Cada día, nos guste o no, nos vamos pareciendo más a ella y más de una vez la realidad nos toma por asalto cuando una vocecita desde el spam de nuestra conciencia nos dice: “te estás convirtiendo en tu mamá”.

Justo ahora, mientras volvíamos de comer mis compañeros culpables y yo, vimos las enormes filas en los restaurantes: abarrotados como tooodos los 10 de mayo, con la gente haciendo largas filas mientras el florista hace su agosto, y toda la comitiva está lista para celebrar a la jefecita, a la máxima autoridad en este país. A las mamás.

dia de las madres

Ya pasó el festival donde los niños cantaron canciones que ensayaron meses y le garantizaron un año más de permanencia en la escena a Denise de Kalafe (gracias a ese one hit wonder que nos ha dado horas de diversión ilimitada en la cultura popular con innumerables memes que son para morir de risa), ya vimos a las madrecitas llorar con sus retoños y ya vimos a la mitad de la ciudad bajar la cortina laboral para unirse como cada año a la celebración.

denise de kalafe 10 de mayo

Llevo todo el día viendo en redes sociales a un montón de personajes públicos congratulando a las mamis mexicanas y diciendo puras cosas bonitas de ellas y algunos más agradeciendo que son quien son gracias a sus enseñanzas.

Veo a toda la hilera de políticos agradeciendo a sus madres todo lo que son, y me cuestiono, ¿en serio ellas son las culpables?, ¿en serio son las madres de este país quienes enseñaron a sus hijos a robar, a corromperse, a asesinar, a dejar “huérfanas de hijos” a otras madres, a inflar las estadísticas de desaparecidos, a acosar y violar a otras mujeres? Oigan, no sean así, de perdida admitan su culpa y no le anden endosando a sus  santas madres las responsabilidades de sus propios actos.

Si es verdad que las madres son el soporte de la sociedad mexicana, y si de ellas aprendemos todo, me pregunto si cada vez que como ciudadanos tiramos basura, damos una mordida o nos pasamos un alto, le hacemos un homenaje a nuestras santas progenitoras. 

No me mal interpreten, no es que odie este día ni me moleste el marketing que conlleva. Al menos a título personal, yo intento ser la persona que mi mamá educó. Entiendo que a estas alturas tengo mi propio criterio, mi propia personalidad, y que en un millón de cosas difiero de quien me parió. Pero en serio, en mi casa, desde chiquita, mi mamá y mi papá me enseñaron la diferencia entre el bien y el mal. Entre robar y no robar, entre respetar al de al lado.  Y yo quiero creer que todas las mamás hicieron al menos un intento por enseñarle lo mismos a sus hijos. A esos hijos que ahora lo único que les interesa es el bienestar propio por encima del de la ciudadanía. Pero eso sí, como es 10 de mayo tuitean muy orgullosos que su madre es el más grande ejemplo que tienen en la vida y su ejemplo a seguir.

Miren, si fueron sus mamá las que los enseñaron a ser como son, pues sí, denle gracias públicas y asumamos que, en efecto, somos unos hijos de la chingada (ya lo dijo Octavio Paz). Si no, háganse cargo de su personalidad podrida y no vengan a honrarla nomás porque es 10 de mayo. Tengan  tantita madre, pues.

The Guilty Code

Simple Share Buttons
Me declaro culpable de la belleza, moda, noticias, fashion y looks