The Guilty Code
Las ultimas

#GuiltyPost 13 Eugenia Debayle Se Declara Culpable

marzo 7, 2014 Exclusivas
La belleza no radica en lo bonita que eres, sino en lo feliz que te hace, una poderosa sentencia de Eugenia Debayle, nuestra huésped de honor en la portada de la revista digital. Una edición más que especial para nosotros. Te dejamos con ella.

Por Sagrario Saraid (@ssaraid)
Foto: Ricardo Trabulsi (@RicardoTrabulis / @DiagonalMX)
Video: Daniela Rodríguez y Manuel Merelles.

La belleza ha tomado tiempo de siglos y siglos en ser pretexto de las clases de filosofía, reconocerla en la imperfección es lo que puede hacer a algo o alguien simplemente perfecto. Así Confucio decía que “cada cosa tiene su belleza, pero no todos pueden verla”. Otros como el gran Herman Heese decía que “la belleza no hace feliz a quien la posee, sino a quien puede amarla y adorarla” y sí, es verdad en cierta medida, pero también creo que la belleza aunque no lo es todo, se agradece en la repartición de bienes celestiales.

Una mujer reconocida por ser bella fue la actriz Audrey Hepburn que decía “que las mujeres felices son la más bonitas” y pues sí, si se nace tan bonita como ella ya se tiene ganado un gran tramo de felicidad en esa carrera llamada autoestima a la que estamos sometidas las mujeres de estos tiempos, sometidas a estándares 90, 60, 90 de medidas y ser altas como una garrocha, lipstick indeleble 24 horas al día y largas pestañas que abaniquen a nuestro interlocutor, además de una piel de quinceañera.

Y sí, todo eso importa siempre y cuando sea para estar contenta contigo misma, porque por complacer a los ojos ajenos, regularmente termina por dejarte un vacío. Personalmente creo que lo que se vale es ser auténtica, puedes ser una gordita feliz y bella, pero estar plena y con tus cualidades físicas es lo que hará la diferencia, pero si eres de las que se mata en el gym también está bien mientras tú estés dichosa contigo mismo.

Pero ser flaca come tres lechugas y estar infeliz no es buena ecuación, lo mismo ser gorda y llorar por serlo. Haz lo que tengas que hacer para estar feliz contigo misma y ser eternamente bella, bella solo para ti.

Las mujeres del siglo XXI estamos lejos de los usos y costumbres de nuestras madres, no hace muchos años tener 40 y no estar casada era sinónimo de “se quedó para vestir santos”. ¡40 años! ya tocaba ser abuela. Estar en el cuarto piso y darse permiso de lucir joven y espectacular era inadmisible, casi imposible.

Dicen que los 40 son los nuevos 30 y así no la llevamos alargando nuestra juventud, a lo cual no le veo nada de malo, qué mejor que gozar de nuestro mejores años lo más posible.

Eugenia Debayle, se convirtió sin proponérselo en una Carrie Bradshaw pero esta es de la vida real, está sí es editora y como la mismísima escritora de la mítica serie femenina Sex and The City, se preocupa por la moda, por la belleza y por estar en paz con ella misma aunque sea a través de profundas introspecciones de la vida. Eso sí, Debayle es más divertida que aquel personaje de ficción y sin duda es tan inspiracional como la afamada Bradshaw.

Miles de fans siguen sus consejos de belleza, tutoriales, tips y ahora su más reciente título impreso The Beauty Effect.

Además como la Bradsahw se nos casa pasados los 40 años de edad, ya con príncipe postrado a sus pies, anillo en mano y vestido en el armario, lo único que falta es ponerle la fecha a boda y tener su final-principio feliz.

Eugenia es bella por la simple y sencilla razón de que es auténtica se cae bien a sí misma y está en paz con ella, tal vez ese su verdadero secreto de belleza.

The Guilty Code

Simple Share Buttons
Me declaro culpable de la belleza, moda, noticias, fashion y looks