The Guilty Code

Exterminación Histórica en la #CDMX

febrero 24, 2016 Opinion, Slider One

Por Jorge Ríos (@JORGERIOSJIM)

Cuando se tiene la oportunidad de viajar y conocer nuevos lugares o ciudades, siempre lo que a uno le deja es el recuerdo de la identidad arquitectónica de sus edificios, casas, plazas, calles, terrazas, y las historias que uno va creando y tejiendo con la familia y los amigos. Basta con darse una vuelta a cualquiera de los estados de la República Mexicana como Mérida, Oaxaca, Chiapas, Guanajuato, Puebla, hasta incluso la parte vieja de Acapulco en donde personajes como Gloria Gaynor y John Wayne construyeron sus casas de descanso (que hoy se puede rentar por un fin de semana en www.airbnb.mx) con un diseño y arquitectura que marcaron una década fácil de reconocer.

Sin ser el más experto en esa disciplina, y sólo por mencionar algunos ejemplos para darse cuenta de ello, tan es así que lugares como San Miguel de Allende ha sido considerada la Mejor Ciudad del mundo en 2013 por la revista Conde Nast Traveler, la cual curiosamente habitan un gran número de personas retiradas de Estados Unidos o Europa, responsables de comprar las viejas casonas y mantener su estructura original muy meticulosamente sin transformarlas y adaptándolas a sus necesidades.

SanMiguelDeAllende

Siempre me he preguntado por qué ciudades como París, Londres, Madrid, Milán, Florencia o Roma, siguen viéndose exactamente igual que hace 15 años que las conocí por 1ª vez, manteniendo su corazón, vibra y alma, lo que hace que uno se enamore de esas ciudades. Ya saben cómo soy curioso y preguntando llegué a Roma para cuestionar a los locales: ¿cómo es posible esto? Y me comentan que es todo un fastidio/trauma, un proceso largo y burocrático el tan sólo intentar hacer alguna mínima reparación o modificación arquitectónica. Para hacer mantenimiento de ventanas incluso, hay que ir a la comisaría local, y comenzar un trámite de hasta dos años para obtener el permiso de restauración que garantice y no dañe el diseño original, esto debido a que en estas ciudades, en específico Paris, hay leyes locales que protegen de una forma muy aguda la apariencia y arquitectura urbanística, a tal grado, que hay una ley que no permite construir a cierto nivel de altura para mantener el equilibrio visual de Paris, que tal!

LEE TAMBIÉN: Increíble Hyper-Lapse de París en 4K.

Es así como otras ciudades se han creado y organizado desde cero, como lo es Las Vegas o Dubai, donde en plena zonas desérticas comenzaron desde cero, empezando sus propias historias, con una identidad organizada, moderna y propia que las distingue. En el caso de Dubai, como uno de los Emiratos, es increíble que con la buena lana que se cargan los árabes crearon una mega ciudad, incluso con el edificio más alto del mundo en tan solo poco más de 10 años.

Con todo este choro quiero llegar, y preguntarles mis queridos culpables, ¿qué pasa en específico en la Ciudad de México? O #CDMX, que ya no es DF. Muchos extranjeros me han comentado que cada vez que vienen a México encuentran siempre algo nuevo, algo cambiado, como el Museo Soumaya, o el Museo Jumex, o todo el nuevo Tlatelolco que se ha construido en “El Nuevo Polanco”, que nos guste o no, es algo que se ve “bonito”. Sin embargo, tal parece que a los responsables de construir y diseñar todas esas majestuosas edificaciones en la zona se les ha olvidado que la gente que comienza a habitar esas zonas caminan, comen, usan autos, trabajan y no crean vialidades, servicios, ni un parque vial suficiente que ayude con el tráfico, sino todo lo contrario.

NuevoPolanco

En metros cuadrados donde vivían en promedio no más de 6 personas, han tumbado esas casonas valiéndoles el valor histórico arquitectónico que aportan para embellecer la Ciudad de México, (hablando específicamente de la Colonia Polanco), para crear sus mentados lofts en donde en la misma exacta área de metros cuadrados se revientan un edificio de hasta 15 pisos con 4 departamentos por piso para ser habitados por 4 miembros por espacio, y que si mis matemáticas no me engañan, en el espacio donde vivían 6 personas, ahora habitan hasta 240 personas. Es ahí donde la duda me invade y me preguntó si toda esa gente que compra/habita esos departamentos o lofts, tampoco consumen agua, servicios de luz eléctrica y servicios sanitarios.

Claro ejemplo de todos estos cambios están las casas en las que vivió la mítica actriz María Félix, quien vivió en lo que ahora es un restaurante “Antigua Ex Hacienda de Tlalpan”, al sur de la Ciudad de México (construida en 1737), regalo de bodas del actor Jorge Negrete por ahí de 1950. Esta edificación sigue casi intacta, gracias al uso que se le da de restaurante y lugar para eventos sociales. Posteriormente mi Mary Felix se trasladó casi en la misma década a una casona en la Colonia Polanco, en la Calle de Aristóteles con el número 127 casi esquina con Presidente Masaryk, la cual aparentemente es habitada aún por particulares y la han mantenido “casi” intacta al menos la fachada, sin tener la misma suerte varias casonas típicas de la zona que han sido derribadas así como así, para dar la mal bienvenida a edificaciones sin ninguna propuesta en diseño o respeto arquitectónico por la identidad de la zona. Por las calles de Masaryk, Arquímedes, Campos Elíseos o Emilio Castelar, calle que hoy día está plagada de restaurantes que si bien “mantienen” la estructura original, han tapizado con templetes, carpas o plásticos las fachadas originales de aquellas casonas imposibles de apreciar más que para irnos a tirar al pedo.

EmilioCastelar

Siguiendo con María Félix como referencia, después de habitar aquella casona en la calle de Aristóteles, se mudó a la famosa y última casa que la vio despedirse de este mundo en la calle de Hegel No. 610, entre las calles de Tres Picos y Campos Elíseos, donde albergó sus míticas colecciones de obras de arte, la invaluable colección de porcelanas únicas en el mundo -según comentaban los anticuarios expertos-, muebles del siglo XV y XVI, y vestuario único de marcas y diseñadores hechas en exclusiva para ella y de propia mano de Valentino, Balenciaga o Lanvin, solo por mencionar algunos de los tantos que la actriz acumuló durante sus días de vida en esa casa, con la cual como buen fan que soy y sin pena, me tome una foto o mas bien varias (la última en enero del 2014) en el portón de la fachada que contaba con un relieve de serpientes diseñadas por Diego Rivera para el Museo Anahuacalli y que la vio salir por última vez.

La casa fue creación del arquitecto Mario Pani -uno de los responsables también del diseño la zona que me vio crecer, la mismísima Ciudad Satélite y el Conservatorio Nacional de Música-. La casa fue construida por órdenes del último marido de la actriz, Alex Berger, precursor del sistema Metro de la Ciudad de México, quien la “regaló” a María como ella misma lo hizo mención en varias entrevistas, y con quien vivió ahí hasta la muerte de él en 1974.

Posteriormente María siguió viviendo entre su casa de París y Hegel en Polanco, siendo vecina de David Alfaro Siqueiros a solo unos metros; de Enrique y Viviana Corcuera, quienes tuvieron nobles visitas en su casa de Campos Elíseos, como la del Príncipe de Gales, Carlos de Inglaterra y de innumerables fiestones tremendos de la “high society” que se organizaron ahí merito.

CasaMariaFelix

Tristemente tras la muerte de María la casa quedó bajo la propiedad de su heredero universal, abandonada tras los años posteriores a su muerte, y solo abierta una única vez postmortem antes de la subasta de sus pertenencias en Nueva York por la casa Christie’s, para un homenaje que le hizo la casa Cartier, y de la cual tuve la fortuna de conocer y ver todo lo que había en ella.

Tras darme una vuelta por esas calles en verano de 2014 fui testigo del derrumbe y demolición de la casa de María (y de muchas mas) con todo y sus fachadas para dar paso a un edificio de departamentos sin propuesta, ni historia alguna que contar, al igual que muchas de las casas que han sido demolidas y tiradas a los alrededores para dar pie a la sobre población de la zona, sin planeación urbana alguna, como la edificación de 10 pisos que ocupa en la casona hoy inexistente de Campos Elíseos y Arquímedes derrumbada hace poco mas de 15 años.

Y así como la colonia Polanco está padeciendo de la extinción de la arquitectura que la hizo famosa, esta masacre se está alargando, y proliferando a zonas como: San Miguel Chapultepec, Condesa, Roma, Juárez y Av. Reforma, siendo el University Club of México fundado en 1905, en Reforma No 150 de una arquitectura típica Porfiriana de principios de siglo XIX, el claro ejemplo de la destrucción de los pocos edificios que nos pueden dar identidad como Ciudad y País, y que si no ponemos un alto a esa devastación, pronto veremos varios o muchos edificios históricos solamente en fotografías (digitales), libros o, lo que es un caso de la edad moderna, en bloggs. Quizás si se les prende el foco y se la toman en serio e investigan más, nos podrán ofrecer como contenido más nutrido de sus espacios “informativos”.

InmueblesPolanco

The Guilty Code

Simple Share Buttons
Me declaro culpable de la belleza, moda, noticias, fashion y looks