The Guilty Code

Historias de Limón: El Álbum Rojo de Cafe Tacvba

abril 22, 2016 Opinion

Por Eduardo Limón (@elimonpartido)

Un par de años viéndose diariamente las caras, por otro par en los que solo se encontrarían en algún lugar por coincidencia. Aquella mecánica me pareció fascinante, como más fascinante me pareció la respuesta que, ya dentro de la entrevista, acotó el vocalista de los mil nombres a la pregunta de cómo le hacía Café Tacvba para mantenerse unido y trabajando: “Podremos dejar de vernos por un rato, pero cuando finalmente nos juntamos, traemos un chingo de ganas de volver a hacer música juntos”.

Café Tacvba, en orden cronológico, la banda fundamental del rock nacional junto con, en ese orden, El Tri, Botellita de Jerez y Caifanes. Todos en activo (a muy distintas potencialidades creativas), pero ninguno conservando en su alienación a todos sus miembros. Ninguno, salvo ellos. En un país en el que el lugar común de la productividad prácticamente obliga al desencuentro, Joselo, Meme, Quique y Rubén llevan décadas demostrando exitosamente que sí es posible llegar a acuerdos y conciliar cuando al centro se coloca la esencia misma de lo que produce felicidad en la vida.

Cada quien tiene su propio disco preferido de Café Tacvba. Yo elijo desde hace veinte años para presumir, sobre todo entre amigos extranjeros, el Re, como leí hace tiempo por ahí, el álbum rojo del rock nacional.

No que sus afanes de repaso musical mexicanista lo conviertan ante mí en una joya, no que su inherente sentido del humor –característica de la que por cierto, hoy tanto adolece el rock que se hace en nuestro país–, lo sitúen en un lugar especial, lo que hace hoy imprescindible para mí al Re es que lo compré hace veinte años, con descuento del 50%, en la Comercial Mexicana de Insurgentes, y su escucha me ayudó a transitar mejor por un difícil momento de mi vida. No soy el único. A lo largo de su historia, me imagino las mil broncas y los cientos (o miles) de crisis y problemas que con su música habrán ayudado a paliar los miembros de Café Tacvba. Y también, todo el gozo que con ello habrán traído a la vida de millones los integrantes de esta banda tan querida que el domingo se subirá al escenario del Vive Latino para, precisamente, homenajear la aparición del disco emblemático de su carrera junto con la ratificación de que se encuentran vivitos y creando. Situados en la parte más alta de la montaña de la admiración, el sitio más visible dentro del ecosistema de la fama, a muchas especies se les hace fácil criticar la música y la producción creativa de Café Tacvba. Si ellas mismas resistieran trabajando siquiera la mitad del tiempo que los Tacvbos llevan unidos haciendo lo suyo, habría lugar para esas críticas, pero el hecho documentado es que no.

En la región más transparente, nadie puede darse el lujo de convivir siquiera de cerca con la voluntad de respirar aire fresco que mantiene desde hace ya casi treinta años, esa identidad tan particularmente mexicana, colorida y especial que es para nuestra cultura un grupo tan querido, esencial y admirable como lo es Café Tacvba.

*

Posdata no culposa del maestro Fernando del Paso, quien recibe el Premio Cervantes en el cenit de lo que ha sido su feliz carrera, habrá que destacar siempre su placer por la vida, el desparpajo y el color, y Noticias del imperio, como su imprescindible obra mayor. Si no la han leído, tristemente están perdiéndose de algo importante. Miren a su autor y díganme si no se les antoja leer algo de este viejecito sonriente que aunque un día (lejano) muera, ya arribó a la inmortalidad.

——————-

Eduardo Limón. Es periodista cultural. Colaborador en W Radio y Canal 22.

CafeTacubaViveLatino

The Guilty Code

Simple Share Buttons
Me declaro culpable de la belleza, moda, noticias, fashion y looks