The Guilty Code

Historias de Limón: Mi vida con la perra

mayo 27, 2016 Opinion
Nueve de cada diez mexicanos se declaran hartos del sistema corrupto mexicano, aquí el sentir de nuestro culpable columnista que la llama ni más ni menos que La Perra.

Por Eduardo Limón (@elimonpartido)

Voy a comenzar por pedir disculpas al poeta chiapaneco Francisco Hernández por haber tomado como título para esta colaboración el nombre de su poemario (2007) Mi vida con la perra que, por cierto, deberían leer si es que aún no lo han hecho. Gravemente enfermo de una feroz depresión que durante años no lo dejó, Francisco Hernández decidió bautizar su padecimiento precisamente como “La Perra” para mejor enfrentarla y comprenderla.

Animal casero que toma mil formas, La Perra con la que vive Hernández es una especie de bestia febril cuya presencia es siempre ominosa. La Perra despierta con él, se baña con él, come, juega, duerme con él. Hernández se acostumbra a convivir con la enfermedad que no lo suelta, normaliza con ella su relación y, aunque no la acepta, por lo menos al nombrarla –así, casi con furia: Perra– se alivia un poco, soñando con el día en que tenga oportunidad de expulsarla.

mi vida con la perra

Traigo todo esto a cuento pues justo el jueves pasado el periódico Reforma me puso frente a los ojos, como si en algún momento hubiera podido olvidarla, a mi propia Perra, la monstruosa y feroz mascota carcelera cuya omnipresencia se mete en mi vida todo el tiempo desde que tengo uso de razón y que, por lo visto, es en este país la infernal fiera con la que hemos tenido que aprender a vivir millones. Y decía la cabeza de Reforma:

“Harta al 90% la corrupción”.

La Perra harta. Fastidia. Y es un alivio malsano saber que esto no sólo lo pienso yo, o toda la gente valiosa y buena que conozco, sino la inmensa mayoría de la población. Lo mejor (peor) es que la revelación no parte de un gran reportaje bien armado aunque polémico –como en este país suelen ser casi todos los buenos reportajes bien armados– no: la revelación parte de cifras del INEGI. Así tal cual.

corrupcion-mexico-politica

Dice el estudio de referencia: nueve de cada diez mexicanos pensamos que la corrupción es una práctica frecuente (un hecho cultural, ha afirmado Enrique Peña Nieto, como para disculparla en la traza de aquella famosa frase tan mexicana que hasta título de un cómic fue: “Así soy, ¿y qué?”), el 89.8% de los ciudadanos encuestados opina que la policía es el sector institucional más corrompido, seguido de cerca por otro par de parcelitas también muy raídas de nuestro triste rancho: los partidos políticos (88.6%) y el gobierno federal (81.8%).

Pinche Perra.

corrupcion-eduardo-limon-tgc

Cuando niño, yo pensaba que las banquetas en todos lados eran iguales, rotas y disparejas, luego viajé y me di cuenta que eso no era necesariamente así en otros lugares. Aprendí que aquí a las banquetas las mordió La Perra. Que si nunca hay presupuesto prácticamente para lo que sea, es porque antes de que fluya el dinero en favor de cualquier cosa buena, ya pasó La Perra con su hambre gigantesca. Una bestia de fauces inmensas que se vuelve, facilona ella, mascota de cualquiera. Aquí son miles quienes la crían y viven sólo para rendirle pleitesía a ella.

A mí, hace años que me fastidia. Pienso mucho en lo ordenada y limpia que sería mi casa si ella no existiera. Pero existe, y a quienes ya están pidiendo, si no matarla, sí por lo menos ponerle una correa, les están dando largas para no hacer de ella un animal que viva definitivamente afuera.

corrupcion-mexico-eduardo-limon

La Perra es poderosa. En su nota, Reforma señala que ataca todos los sectores, incluyendo el de infraestructura, donde en muchísimos casos las obras son asignadas a empresas no competitivas.

En este país, la corrupción es nuestra Perra. Móvil de nuestra depresión. Causa de nuestras tristezas, ¿adónde vamos que no tengamos que enfrentarnos a ella?

Soñé con una perrera inmensa, a la que un día finalmente la llevaban arrastrando sólo a ella. Me desperté y algo olía a quemado: era el interior de mi subconciencia, donde varios a los que agradecí habían hecho volar por los aires, finalmente, la perrera. Obviamente, con todo y Perra.


Eduardo Limón. Es periodista cultural. Colaborador en W Radio, puentes.me y Canal 22.

The Guilty Code

Simple Share Buttons
Me declaro culpable de la belleza, moda, noticias, fashion y looks