The Guilty Code

Hoy No Circula: Problema de Todos Provocado por Todos

abril 4, 2016 Opinion
Por Gabriel Bauducco  (@GabrielBauducco)

Esta maldita burbuja. Esta indiferencia, esta falta de respeto por el otro, esta violencia tan pocas veces solapada. Esta jungla que es la Ciudad de México. Esta estupidez de creer que el país entero es como La Condesa. Esta falta de imaginación.

Mañana entra en vigor el endurecimiento de las medidas del programa Hoy no Circula. Todos los automóviles privados sin importar su año de fabricación, su costo, su grado de emisión de gases contaminantes o si pertenecen a la discreta flotilla de Carlos Slim, dejan de circular al menos cinco días al mes, desde el 5 de abril y hasta el 30 de junio. O, para ser más claro: tu coche no circulará 16 días durante los próximos tres meses.

HoyNoCircula

Lo primero que pienso al poner sobre la mesa la restricción aún mayor del programa Hoy no Circula, es que todo el mundo debería poder usar su coche cuando se le pegue la gana, sieste pasa las revisiones de la verificación vehicular, que para eso está.

Leo noticias de la Unión Industrial del Estado de México (UNIDEM) que asegura que el Hoy no Circula aplicado a todo el mundo por igual, empujará a las empresas a aumentar hasta un 25 % la flotilla de camiones dedicados a la entrega de sus mercancías. ¿O qué, que no llegue la leche a los supermercados, ni la carne a los rastros, ni los tanques de gas?

HoyNoCirculaPrograma

Leo que la medida no servirá para nada, según dicen algunos académicos.

Leo que podría revertir buena parte de la contaminación que nos azota, según dicen otros académicos.

Muchas personas aseguran que la respuesta a la restricción será que todo el mundo salga a comprarse un coche y que aumentará el parque vehicular. ¿Ah, sí? Por favor, en serio: ¿a todo el mundo le sobra entre 50 y 100 mil pesos para comprarse un coche (de segunda mano)? Pues hagan cuentas, quizá andar en taxi sea más barato. Pero, además… ¿en qué país viven los que aseguran semejante cosa?

En general, no me gustan las medidas prohibicionistas. A nadie le gustan. He visto que un periodista al que respeto llamar a la resistencia civil –una especie de “primavera azteca”–, para oponernos a la medida. Que todos salgamos a la calle, que confrontemos con la autoridad; total no podrán multar a absolutamente todos, no podrán remitir los autos a los corralones –porque no habrá dónde ponerlos– que busquemos el colapso, pues.

AutosCDMX

Pero… hay que comprender que el hecho de que tu coche pase la revisión vehicular no significa que absolutamente nada dañino salga de su escape. Tu coche encendido, aunque nuevo y caro, no es lo mismo que tu coche apagado.

Cada vez que digo que como en toda historia hay más de un protagonista y que, en consecuencia, el gobierno hace lo suyo (o más bien no lo hace), pero los ciudadanos arremetemos con lo nuestro, me llueven los insultos.

No nos gusta ver lo que hacemos mal. Así estamos. Pues bien, el punto es que también nosotros tenemos un porcentaje de responsabilidad en esta historia. Se dieron cuenta de la cantidad de personas que viajan solas en sus automóviles. Vieron que todo el mundo quiere una SUV. Tenemos la idea errónea de que cuanto más grande mejor. Todo el mundo quiere un auto grande. No te vayan a ver llegar en transporte público y pensar que no te puedes comprar un auto, ¿verdad?

MetroCDMX

Los políticos son lo que son y han hecho bastante poco para darnos una ciudad amable con los peatones, eficiente en el transporte público y segura en términos legales. Apenas ahora tienes que rendir un examen para que te den una licencia de conducir. Ah, pero yo no vi a miles de personajes quejándose en las redes sociales porque nadie en la calle había tenido que demostrar que conocía el reglamento de tránsito o –peor aún– que supiera de verdad conducir un automóvil.

En esta ciudad ya no se puede respirar. Así es que esta no es solamente una cuestión de derechos –sobre si nos asiste legalmente el derecho salir en auto a la calle–. También es un asunto de circunstancias. Sobre las cuestiones legales los ciudadanos no tienen responsabilidad, dirán muchos. Pero… sobre las circunstancias, sí.

Algunos datos son necesarios para comprender este panorama complejo en el que nadie se siente cómodo. Datos que me fueron entregados por Laura Ballesteros, titular del Nuevo Modelo de Movilidad de La Ciudad de México. Solo 20% de las personas de esta ciudad, tiene coche. El resto se mueve en transporte público que, por cierto, representa el 70% de los viajes que suceden a diario en esta ciudad. Una ciudad que dedica 78% de su infraestructura al transporte particular.

Ballesteros asegura que trabajan en un rediseño de la ciudad, para hacerla más amable para el peatón en general y para las personas con algún tipo de discapacidad. Jura que mejorarán el transporte público. Pero… aunque los resultados se verán relativamente pronto, “la integración de estos sistemas es un proyecto de 10 años”, dice.

Mientras tanto, nos guste o no, en esta ciudad en la que circulan cada día 5.5 millones de automóviles (locales y de los estados vecinos) deberemos buscar alternativas.

The Guilty Code

Simple Share Buttons
Me declaro culpable de la belleza, moda, noticias, fashion y looks