The Guilty Code

Kate del Castillo, el Sabor del Mes

marzo 29, 2016 Opinion, Slider One

Por Anaví Taché (@vioverdu)

No se me alboroten, yo nada más digo que, contrario a muchas de las cosas que he leído en redes y a la polémica que se ha desatado en torno a Kate del Castillo y su vínculo con El Chapo Guzmán, yo creo que ella ha sido 100% coherente en todo momento. La gente se vuelca en pasiones como si Kate fuera del cuerpo de paz o como si fuera el estandarte de la corrupción de este país y pues no. Ya viendo con calma las entrevistas que ha dado y las declaraciones que ha hecho, no hago más que corroborar lo obvio: Kate es una actriz. Una actriz y productora que quería hacer una película y que, si bien es cierto que le salió el chirrión por el palito (y que, ¡ejem!, eventualmente se tenía que hacer responsable de sus atropellados actos), tampoco es que en sus manos estuviera el futuro de la nación. Yo no sé por qué la critican si ella, a pesar de sus galimatías y de que los nervios le ganan –lo cual también tiene sentido- insisto, es coherente al 100%. Me explico:

LEE TAMBIÉN: Primera Parte de la Entrevista de Kate Del Castillo con Carmen Aristegui.

Ella dijo en la entrevista con Diane Sawyer y con Carmen Aristegui, que pecó de naif al creer en ciertas personas, incluido “el gringo”, Sean Penn, (quien claramente no está incluido en su lista de regalos de Navidad), y al enredarse en esta situación. Y pues sí: pecó de naif involucrándose de una u otra manera con uno de los hombres más sangrientos y perseguidos del mundo. (¿Han oído algo más naif que eso?).

LEE TAMBIÉN: Segunda Parte de la Entrevista de Kate Del Castillo con Carmen Aristegui.

Hay quienes afirman que no estaba preparada para dar la cara ante semejante crisis. Es verdad, que el tartamudeo le ganó, y que muchas veces no tuvo más que reconocer que se le estaba haciendo bolas el chal. Y es que, insisto: Kate no es Teresa Mendoza; es solo la actriz que interpretó a Teresa Mendoza, no es la gran estratega sino alguien que lleva toda su vida trabajando por hacerse de un nombre en la industria del entretenimiento y que un día puso un tuit acá en modo iluminado que nos dio horas de diversión ilimitada (no se hagan que seguro también se rieron con eso de “Señor Chapo, trafique con amor”) y que acabó en tremendo berenjenal. Es cierto, ella no estaba preparada para cuando Diane le preguntó que si el Chapo tenía un crush y no tuvo más remedio que decir: “Noo… or… maybe yes” y poner sonrisita coqueta como la perrita de la dama y el vagabundo. Bueno ¿y qué esperaban?

En su momento le dijo a Carmen Aristegui que no sabe por qué dijo que “celebraba” que el Chapo hubiera huido, y confesó que sí, que quiso ser empática y para que la cosa fluyera con calma les dio a entender que “estaba con ellos”. Además ella dice que cree más en ese señor que en el gobierno, lo cual también le creo porque se fue a meter siete horas a la sierra con él, pero eso sí, antes fue bien clara y dijo: “Chapo, no me mates”, y entonces como el Chapo que, miren por donde, le pareció un hombre de palabra le dijo que no y pues ella le creyó. Así viéndolo fríamente pues, él le cumplió.

Desmintió también el asunto ese de que podía entreverse que había por ahí un romancillo con este señor que, si bien es delincuente y asesino, con ella se portó como todo un caballero y hasta la dejó en su habitación cuando a ella medio se le subió el tequila, porque como bien dijo, “las mujeres sabemos y conocemos las intenciones de los hombres”. ¡Awww! (¿cómo no caer rendidas ante tanta caballerosidad?). Si la cosa entre ellos es inocencia pura y somos nosotros los de la mente cochambrosa y es el gobierno quien se empeñó en sacar de contexto esos mensajes mientras el buen Chapo nomás andaba pensando en que sería ella la productora de su película.

KateSeanChapo

Luego dijo que para ella es mejor eso de que el Chapo esté en el bote porque, por decirlo burdamente: se ahorra gastos de producción con lo de la película. Que sí, que está un poco molesta con él, pero que al final ella lo que quiere es tenerlo cerquita y a la mano para que él llegue temprano al llamado y así se ahorra estar metiéndose en sepa Dios qué rincón de la sierra. Y que, ojo, ella sabe que no es tan bueno y dulce como aparenta, así que no le va a dejar meter mano en su película y, fundamental e importante: Don Joaquín no va a ganar dinero con el filme. La lana que se obtenga irá a dar a una de “las dos mugrosas cuentas” (sic) de la actriz. Ya verá el Chapo cómo le hace para obtener unos pesitos extras…

Pues insisto: ella ha sido coherente. Kate le pidió al Chapo que traficara con amor y dijo que creía más en él que en el gobierno lo cual, a juzgar por su comportamiento, es verdad. Luego quiso hacer una película y dijo que pecó de ser un chirris ingenua pues sí, también es verdad. Ahora asegura que pase lo que pase y a pesar del miedo que tiene del gobierno, que es el verdadero villano de esta historia, ella va a sacar adelante su proyecto porque es lo que a ella le interesa (aunque sí, también como mexicana hay cosas que le afectan). Pero básicamente su objetivo es, como dice la canción: ganar su primer millón.

A ver, aléguenle.

The Guilty Code

Simple Share Buttons
Me declaro culpable de la belleza, moda, noticias, fashion y looks