The Guilty Code

Labios cuidados

mayo 12, 2016 Opinion, Slider One
No importa si pudiera parecer un bobada, coleccionar lip balms es lo más cool, además de que es la mejor solución para lucir labios humectados y con brillo.

Por Mayalen Elizondo (@mayalene / @UrbanGlossMx)

Me declaro culpable de tener una cantidad ridícula de lip balms. Tengo colección de Chapsticks, como les dicen genéricamente en Estados Unidos gracias a la marca que los popularizó. Acabo de terminar uno sabor “gelatina”, llevo años con uno que sabe a algodón de dulce y me fascinan los que dejan una sensación fresca, como de mentol. Tengo dos en la bolsa, otro al lado de mi cama, uno en la cajita en donde guardo los controles remotos de la tele, otro en mi bolsa de viaje, uno en el coche y uno en la cocina. Nunca se sabe cuándo se va a necesitar.

labios-chapsticks

A todo el mundo se le resecan los labios. El reflejo natural es humedecerlos con la lengua, cosa que da alivio –temporal– pero que en realidad empeora la situación. Por eso se crearon los bálsamos de labios (a los que llamaremos lip balms), para aliviar la incómoda sensación de resequedad que, además, puede arder mucho en casos extremos.

De chiquita, tenía Lip Smackers de todos sabores y colores: coco, fresa, sandía y hasta uno de Coca-Cola y otro de Root Beer que, francamente, sabían horrible. Hoy en día, soy adicta a uno elegantísimo de la línea de Aerin Lauder, es de rosas (ya se me está acabando); pero el dueño de mi corazón es el clásico Carmex. Nada para calmar los labios resecos como esa fórmula mentolada que es producto de culto en EE. UU.

labios-lip-smackers

Cada vez que veo a mis sobrinas, van por mi bolsa para que les ponga “listi”, o sea, lipstick. Quedan muy felices, les he regalado varios con olor, que son los que más les gustan. Quiero comprarles los Lip Smackers de Anna y Elsa de Frozen, van a morir de emoción.

Siempre se me ha hecho muy entretenido qué es lo que usa la gente para humectar los labios, desde remedios tan básicos como un poco de Vaselina hasta lip balms de marcas como La Mer y Dior. Los hay con o sin sabor, con o sin protección solar, en forma de barrita o en pote, en empaques muy básicos o elaborados, unos con color, otros no.

labios-dior

Los Labello mexicanos son fantásticos, me encanta que no han cambiado el aroma de su fórmula original. Los Blistex son fantásticos, el Kiehl’s de vainilla es la neta para antes de dormir; los Sugar de Fresh son como los Chap Stick de las niñas grandes, me encanta que tienen color y protección solar. Los de Burt’s Bee tienen unos colores increíbles y una textura supernutritiva. Clarins tiene un aceite delicioso (Instant Light Lip Comfort Oil) que deja los labios superhumectados y con mucho brillo. Chap Stick tiene uno con aroma a coco que me fascina. Los Eos que vienen en una bolita y huelen a frutas son muy buenos. Vaselina tiene unos minipotes con aroma y un toque de color y hay uno de Malin+Goetz con sabor a Mojito, ¿qué más se puede pedir?

labios-fresh-sugar

Confieso que hasta la fecha, me emociona encontrar las farmacias gringas Lip Smackers con sabores como Banana Split, Palomitas o hasta unos sabor Skittles.

Si no les importa, continuaré coleccionando estas bobadas que me hacen francamente feliz.

The Guilty Code

Simple Share Buttons
Me declaro culpable de la belleza, moda, noticias, fashion y looks