The Guilty Code

Mancera, ya detente, por piedad

mayo 31, 2016 Opinion
La cosa es que andamos tan vapuleados en la Ciudad de México que llevamos ya un buen rato riéndonos, literal, para no llorar. Y sí, está bien chistosito ver cómo todos nos burlamos y hacemos uso de nuestro maravilloso humor negro para sobrevivir a las consecuencias de las malas decisiones de otros.

Por Anaví Taché (@vioverdu)

Ya es tal el desmadre que traen con el tema del “Hoy no circula”, que ya nos han hecho bolas a tal punto que de pronto siento que todos los chilangos somos el casting para la más grande comedia de humor negro de la historia. La mala noticia es que no, detrás de tanto circo no está Woody Allen y lo peor es que esto no es comedia, es únicamente la vida real y aquí estamos todos los chilangos pagando los platos rotos.

SilbatoMancera

Como si no tuviéramos ya suficientes problemas tenemos que estar lidiando con el tema de hoy los rojos más los verdes, luego que los amarillos, luego que los azules, pero los azules a la mera hora no; que si los ceros y los dobles ceros, que ya subió, que ya bajó, que espérense tantito. Básicamente estamos como ratoncitos de laboratorio viendo qué nueva idiotez se le ocurre al que toma las decisiones para ver cuánto nos va a costar el chiste de su tarifa dinámica. Y cuidadito nos equivoquemos porque ahí va el ranflazo de la multa. Por cierto, yo me pregunto, ¿el dinero de las multas que pagan los capitalinos por violar el “Hoy no circula”, sirve para algo efectivo? Es decir, ¿de alguna manera ese dinero colabora en los trabajos o investigaciones del aire en la ciudad, o sólo va a dar a los bolsillos de un narcisista torpe e incompetente que va de una pifia a otra, y su club de amiguitos?

Bueno pues en esas andamos, todos atentos a ver en cuánto va a estar la tarifa dinámica, cuando nuestra adormecida capacidad de sorpresa despierta casi a golpes al ver que el jefe de gobierno tuvo oootra idea brillante, de esas que serían la envidia del mismo Einstein: lo de los silbatitos contra el acoso. ¿Es neta? Dice el señor Mancera que es la primera fase. Y todos nos vemos a los ojos con cara de sospechosismo y nos preguntamos ya con más miedo que risa, ¿pues cuál será la segunda?, porque claramente pedir ayuda a las autoridades, pues no (ya ven que la policía de por estos lares no es famosa ni por su eficiencia ni por su integridad), ¿vendrá supermancera presumiendo su supercapita y su superescote a rescatar a las damas en apuro? Lo único viable que se me ocurre es que con el silbato llegue la mujer que se hizo famosa hace unos días por propinarle tremenda madriza al acosador del metro Pino Suárez porque es, claramente, la única que ha tomado acciones claras.

Y es que a eso hemos llegado: 64% de las mujeres capitalinas han padecido acoso en transporte público, las denuncias se diluyen en un mundo de burocracia (ahí está el caso de Andrea Noel), las mujeres han decidido hacer lo propio por su lado, con marchas, defendiéndose por su propia mano, y mientras tanto en el salón de la justicia, Supermancera tiene la brillante idea de crear silbatos.

Parece chiste, pero no lo es. No lo es tampoco que ha hecho caso omiso de los estudios que aseguran que la mala calidad del aire se ha incrementado desde que implementó su nuevo reglamento de tránsito. No es chiste lo de las bandas en la Condesa y la Roma. No es chiste que esta ciudad está hecha un desmadre y a él, literal, parece valerle madres.

The Guilty Code

Simple Share Buttons
Me declaro culpable de la belleza, moda, noticias, fashion y looks