The Guilty Code

Pasión, en el Teatro Helénico

junio 3, 2016 Opinion
Vamos siendo sinceros… ¿Quién ha sido infiel o ha provocado una infidelidad? ¡Sé valiente y cuéntame! Así lo hicieron en la comedia Pasión, del Teatro Helénico.

Por Amalia Mejía (@Picho143)

¿Se te ocurrieron buenas excusas para ausentarte de casa? ¿Cuáles fueron tus armas de seducción? ¿Qué fue más intenso, el remordimiento o el placer? Te aseguro que juraste que sólo serían un par de encuentros, porque no querías terminar con tu relación, pero después, la pasión era tanta, que te la pasaste posponiendo el adiós, hasta que te cacharon y… “¡Adiós, Nicanor!”

¿No quieres hablar de eso? ¿Muy doloroso, o con final feliz?

Puede que no te atrevas a hablar de ello; aunque por un lado es muy vergonzoso contárselo a desconocidos, por otro, es motivo de presunción con los amigos y más si has salido victorioso más de una vez.

pasion-teatro-amalia-mejia-the-guilty-code

Bueno, hay quien sí se atrevió a hablarlo; en el Teatro Helénico se está representado la obra Pasión cuyo tema es precisamente, la infidelidad, una comedia donde no paras de reír, terminas riendo de tu coraje, de tu dolor, de tu desilusión y por qué no, ¡de tu osadía!

Una pareja felizmente casada por más de 30 años; buenos amigos, buenos amantes, se admiran el uno al otro, una hija que ya ha dejado el hogar, o sea, una relación “a prueba de balas”. ¿O no?

pasion-teatro-amalia-mejia-the-guilty-code-helenico

Es una comedia inteligente de Peter Nichols quien quiso mostrar los argumentos externos e internos, los pensamientos y las voluntades peleando en aquel ser humano que se encuentra en una de las situaciones más críticas a las que se verá enfrentado en su vida.

Todo juega a favor del vertiginoso ritmo que exige la comedia: una escenografía que sale de lo convencional, un excelente elenco formado por Carmen Beato, Juan Carlos Barreto, Verónica Merchand, Moisés Arizmendi, Alejandra Ambrosi y Paloma Woolrich y una dirección que facilitó todo para que no dejes de ser impactado con risas e ideas que te van a sacudir.

Es una obra en donde no sólo pasan cosas en el escenario, si eres observador o chismosón como yo, te darás cuenta cómo las parejas a tu alrededor pasan por muchas emociones: amor, dudas, rechazos, momentos incómodos en donde el que se ría puede salir perdiendo, reconciliaciones etc.

Cuando los griegos crearon la comedia tenía un objetivo moralizante y educativo, en pocas palabras te resumo que el protagonista, quien disfrutaba de tener malas conductas, finalmente recibía un castigo y con ello, aprendía la lección, por lo que el espectador salía con una moraleja que le mostraba lo que era correcto y lo que no se debía hacer, y así vivir su vida.

Pues esta comedia rompe con esa regla, y te reta a mirarla sin los anteojos de la moral y lo establecido.

Quién puede decir de esa agua no he de beber… El camino es muy largo y te puede dar sed.

The Guilty Code

Simple Share Buttons
Me declaro culpable de la belleza, moda, noticias, fashion y looks