The Guilty Code

Ricardo Nava y sus leyendas de mixología

junio 11, 2015 Opinion
Por Juan Carlos Basurto (El_Pllo)

Bien dicen que “una buena conversación no empieza comiendo una ensalada”.

He tenido la oportunidad de conocer expertos en el arte de mover el shaker, personajes creativos y talentosos detrás de pequeñas barras, y junto a ellos aprender el arte de la mixología. ¿Pero cuál es la historia detrás de cada coctel? Esa no me la han contado.

Esta ocasión, me lancé a un viaje en el tiempo con mi amigo Ricardo Nava (mixólogo), para desempolvar algunas leyendas e historias de algunos icónicos cocteles. Comencemos…Había una vez…

RicardoNava

El Manhattan, la bebida empoderante:
Mientras que Ricardo Nava, mixólogo del Limantour, me entrega un vaso de mezcla repleto de hielo, me dice que en alguna ocasión un joven de 35 años le contó la supuesta leyenda del origen de este coctel. Mientras vertíamos 1 onza y ½ de Whisky canadiense, ¾ de Vermouth Seco, 1 dash de Amargo Agostura –precisión ante todo– platicaba que se debe a la imaginación de la madre de Wiston Churchill, Ex Primer Ministro del Reino Unido, quien después le heredo esa afición y decía que ese trago tenía propiedades medicinales además de ser el mejor remedio para tomar decisiones durante la Segunda Guerra Mundial. Nos preguntamos si será leyenda. Sin saber, giramos con un tubo de vidrio los ingredientes, vertimos en una copa martinera y agregamos una cáscara de limón amarillo. Después de un buen sorbo, sentí en mi paladar ese sabor semi amargo tan peculiar de este trago, entonces, entendí por qué era el predilecto del señor Churchill. Fascinado por la experiencia tomé la decisión de pedirle a Ricardo preparar otro cóctel y contarme otra historia.

Manhattan

El más Famoso: Dry Martini
Mientras decidíamos qué coctel hacer, Rich me cuenta que la actual tendencia de mixología a nivel global es regresar al origen, a lo básico, tal como se hacía en la época de las grandes bandas en los años 40, donde la coctelería era sinónimo de elegancia. Así fue como comenzamos a preparar el que en mi opinión, es el trago más representativo de todos los tiempos: Dry Martini. Ubiquen la imagen de esos hombre elegantes y enigmáticos como James Bond y Frank Sinatra. Bond lo pedía siempre “agitado, no removido”, al contrario que el segundo quien lo ordenaba “Removido, no agitado”, para que las moléculas descansen sensualmente unas sobre otras. Por otro lado Rich me platicaba que el origen del Martini Seco fue en el momento de ser derogada la Ley Seca en los EUA por el Presidente Roosvelt, quien preparó un Martini para oficializar el mandato. Y cómo olvidar contarles que este trago también fue el favorito del mafioso más importante de todos los tiempos: Al Capone. Los buenos bebedores afirman que el mejor lugar para tomar un Dry Martini es el Hotel Drake, en Chicago, que era propiedad del mafioso. Es tan popular esta bebida que hasta la famosa copa triangular lleva su nombre. Hay que verter 1 2/3 Oz de Ginebra, 1/3 Oz de Vermouth Seco, 1 Oliva.

DryMartini

Negroni: Simplemente elegante.
Dado que este cóctel es uno de mis aperitivos favoritos, me sé muy bien su procedencia. Cuenta la leyenda que en Florencia –punto importante de reunión de la crema y nata de la sociedad europea en los años 20– el Conde Camillo Negroni frecuentemente visitaba el Café Casoni. Su bartender residente, Fosco Scarselli, conocía a la perfección sus gusto por el cóctel Americano (Vermouth y Campari a parte iguales). Al paso de los meses el conde se canso de aquella bebida, así que ambos personajes se pusieron de acuerdo en hacer pruebas y encontraron que añadir Ginebra daba un sabor espectacular. Es así como nació el Negroni.

La semana pasada, Ricardo, mi dandy del shaker, estuvo a punto de ponerle mi nombre a una de sus creaciones, tal como lo hizo Scarselli. Muchos no se enteraron, pero se celebró la Negroni Week en distintos centros de consumo de la Ciudad de México. Entonces tuve oportunidad de probar Negronis en ponchera, frozen, otro con toques de Sandía o con canela. Pero nada como el original. ¿Cómo se prepara? El trio del uno: 1 oz de Ginebra, 1 oz de Campari y 1 oz de Vermouth Dulce.

Negroni

Whisky Sour: La bebida que nace en el Mar
Rich y yo platicamos sobre la historia de este último cóctel a preparar. Me cuenta que el Whisky Sour nació en el mar a finales del siglo XIX, cuando una embarcación inglesa zarpó del puerto Iquique, Chile, rumbo al Reino Unido. Cierto día en altamar, Elliot Stubb barman y mayordomo de la embarcación, para acercarse a un mujer que le gustaba y, que por cierto no era fan del whisky, comenzó a mezclar elementos que tenía disponibles en el barco, buscando un mezcla dulce sin perder la fuerza de este destilado. En una coctelera añadió 2 oz de whisky escocés, el jugo de limón de pica (característico de Chile) y para hacerlo dulce agregó 1 cucharadita de azúcar. Por la influencia que existía por el pisco sour, finalmente vertió un clara de huevo. Lo agitó con ganas, sirvió el cóctel en un vaso old fashion. Al llegar al Reino Unido el trago se puso de moda en todas partes inclusive en sus islas. Elliot además del reconocimiento también ganó un hermosa mujer.

WhiskeySour

En fin, en otra ocasión volveré con otra serie de leyendas e historias por conocer más de este increíble mundo, como la procedencia de la Margarita, el Tom Collins o los tragos estilo TIKKI que vienen tendencia. ¡Salud!

¿Quién lo dijo?
El día que leí que el alcohol era malo para la salud, dejé de leer.

The Guilty Code

Simple Share Buttons
Me declaro culpable de la belleza, moda, noticias, fashion y looks