The Guilty Code

Stones Withdrawal

marzo 19, 2016 Opinion
Por Gabriella Morales-Casas (@gmoralescasas)

Es fin de semana y todavía no me repongo del concierto de los Rolling Stones, que estuvo “divain”. Me encantó el concierto del lunes, al que yo fui con mi amiga la cineasta Claudia Garibaldi y su familia. Fue padrísimo ver a su sobrino Santi, de ocho años, en su primer concierto de la vida, compartiendo el momento con su mamá, Sandra, y su abuelo, Mario, quien era joven cuando Mick Jagger no estaba arrugado. Éramos tres generaciones entre toda la familia de Clau, como gran parte de los asistentes: fue un encuentro generacional y eso estuvo lo máximo.

rolling-stones-Santi

Básicamente, el evento rockero del año y de la década (por cierto, lean la crónica de nuestro flamante columnista cultural, Eduardo Limón, sobre los Stones), ha servido, entre otras cosas, para que muchos inventados griten : “Fui a ver a los Stones al VIP, gooeeeey”, aunque hayan estado meses antes en el reencuentro de Jeans… Perdón, si fuiste a ver a Jeans, no te mereces a los Stones.

Los envidiosos dirán que si soy fan de La Banda El Recodo, yo tampoco los merezco. Solo diré que la banda sinaloense es cultura. Jeans no.

Pero en fin… A lo que iba:

Les he de contar que Claudia me rescató, porque originalmente iba a ir con un amigo, y luego me invitó mi ex, y total que no fui con ninguno de los dos; fui con ella y qué bueno, porque es mi mejor amiga y nos emocionamos mucho en You Can’t Always Get What Yoy Want y Paint It Black.

rolling-stones-Santi-y-Mario-Toldeo

Obvio, el Autódromo Hermanos Rodríguez (ay, ya no me gusta decirle Foro Sol después de que Hamilton y Rosberg corrieron por aquí), tenía su zona VIP jusssto abajo del Paddock Club, al lado del escenario, y en el que se lo pasaron bomba los invitados de GNP y otros patrocinadores; entre ellos el famoso “Chuck” de Gossip Girl, o sea Ed Westwick, quien se fotografió con todas las niñas y hasta con las fotógrafas de prensa, jejeje.

rolling-stones-3-Ed-Westwick-2

Pero la presencia de los Stones empezó a sentirse desde los días previos. El domingo, por ejemplo, Keith Richars fue a cenar a L’Osteria del Becco, en la calle de Goldsmith, en Polanco, donde lo atendieron de maravilla. Comió láminas de berenjena y se echó unos drinks con un miembro de su crew y un cuate más. Lo increíblemente curioso es que un fan lo vio y le hizo foto. Él le dijo a El Universal que “iba pasando de casualidad”, pero yo, que soy tan malpensada, más bien creo que le dieron el tip.

rolling-stones-4-Keith-Richards-en-Becco

Más “culturoso” estuvo Mick Jagger, acompañado por su inseparable fotógrafo mexicano, Fernando Acevecs, en el Museo Nacional de Antropología e Historia. Subió la foto en la explanada del recinto, saludando previo al primer concierto. Al otro día, Charlie Watts fue a visitar la Casa Azul de Frida Kahlo, y el Secretario de Cultura, Rafael Tovar y de Teresa estaba orgullosísimo de anunciarlo en Twitter, mientras que Ronnie Wood fue a cargar leoncitos a una reserva de animales salvajes (traté de precisar cuál, pero no lo pude confirmar, se las debo, amiguitos).

rolling-stones-5-Mick-Jagger rolling-stones-6-Casa-Azul rolling-stones-7-Ronnie-Wood

Por último, la Embajada de UK en México inauguró la exposición “Early Stone” de Michael Cooper, sobre los Stones en la residencia del embajador Duncan Taylor, a la que no pudieron ir, porque sus diabólicas majestades filmaron parte de su nuevo docu, que según informó mi querido amigo, el periodista Jorge Caballero, fue en diferentes partes de la ciudad. ¡Y de todos modos estuvo como el metro Pino Suárez la residencia! (O como cadena del Baby ‘O en Semana Santa, pues).

En el ambiente socialite no se quedaron atrás, porque Jade Jagger, la hija de Mick Jagger y su ex Bianca Jagger, hizo venta de joyas a favor de la Fundación Santiago, presidida por Santiago Quinzaños, quien lucha contra el cáncer entre los niños de México, luego de haberlo padecido durante gran parte de su niñez y adolescencia.

Bueno, pues el organizador fue Rodrigo Peñafiel, quien es amigo de toda la socialite del mundo mundial y tiene amistades como Jade, quien diseña joyas de La India porque allá vive gran parte de su tiempo y dirige una empresa de Real Estate.

Jade Jagger

Así que cual cafecito entre amigas –así como los que yo organizo con las mías, literal, fue algo muy íntimo, según me platican–, se pusieron guapas con la compradera Lili Henaine, Johanna Feria, Venus Fabbricatore, Lissettita García Trepaud, Zélika García, Sara Galindo y Sharon Pérez y Patricia Hassef.

Ahora que no fue la única mini-Rolling en acción. El miércoles hubo party con José Cuervo con la guapérrrrima modelo Alexandra Richards, quien es una de las D.J. del momento, y es hija de Keith Richards.  Reeeee sexy la muchacha, si la han fotografiado Sante D’Orazio y Mario Testino, ahí nomás. Mi amiga Kira Álvarez es su fan y me cuenta que es una chava polifacética y muy talentosa.

rolling-stones-Alexandra-Richards

A todo lo que dio la fiebre Rolling Stones, y no es para menos. Como le dije a mi sobrinito putativo Santiago: cuando seas mayor, podrás decir que los viste en vivo, y para entonces, serán como John Lennon, una leyenda de la que has oído tanto que creerás que los conoces, excepto porque tú sí los habrás visto, y lo recordarás toda tu vida (no como yo, que a los 8 años no pude ver a Sinatra porque mi papá no me quiso llevar al Palacio de los Deportes la veintiúnica vez que vino a dar concierto, y heme aquí, reclamando 30 años después… Grrr).

rolling-stones-fiesta-cuervo

En fin… que todavía no nos reponemos, que tenemos Rolling Stone withdrawl (y gracias, Claudia, por llevarme).

Nos leemos la próxima semana.

The Guilty Code

Simple Share Buttons
Me declaro culpable de la belleza, moda, noticias, fashion y looks