The Guilty Code

Una aventura culinaria en Le Cinq de París

marzo 14, 2017 Opinion
Y como la semana pasada los ojos estuvieron en París por la Fashion Week, aprovecho para contarles de mi reciente visita al hotel George V Four Seasons y nuestra visita a su icónico restaurante Le Cinq.

Por Kitzia Nin Poniatowska (@Kitzia_Nin)

Degustar los platillos del chef Christian Le Squer es un viaje de sabores, aromas, texturas de alimentos presentados como pequeñas obras de arte.

Una melodía de notas gustativas: platillos con impecable impacto visual que al ingerirlos, literalmente explotan sutilmente en el paladar del comensal como la transparencia de campari y jengibre.

Los menús de Le Cinq: le déjeuner gourmand, a escoger de 4 a 6 platillos presentados de maneras más abundantes; o la balade gourmand, compuesta por 9 “mises en bouche” -es decir pequeñas porciones justas para uno o dos bocados- Cualquiera de las dos opciones son un gran acierto.

La canasta de pan recién horneado, así como todo lo ofrecido “fait maison” (hecho en casa) con productos frescos y en el mismo restaurante, como la mantequilla de la casa, hecha con leche de vacas de la región de Saint Maló.

Le Cinq, ofrece menús basados en la tradición culinaria francesa, incorporando toques, sazón y recetas propias de Le Squer. Ubicado en el corazón del hotel Four Seasons George V París, Le Cinq es muestra de lujo, clasicismo y opulencia francesa .

674101e8-33c6-4cd8-9080-34496dbfcb5c

Por 14 años consecutivos Le Squer ha estado en la Guía Michelin, obteniendo en 12 años, 4 estrellas.

La comida es verdaderamente extraordinaria: la reinterpretación a la tradicional sopa de cebolla es una grata sorpresa; el timbal trufado de spaghetti, los espárragos verdes trufados, langosta azul al aceite de castaños, fresas de bosque con toque de limón y sorbete de cilantro; pez vela rostizado a la mostaza. De postres: el crujiente de toronjas, chocolate amargo con leche de caramelo.

Todo lo anterior impecablemente servido con la atención y cordialidad de los meseros, que hacen aún más placentera la experiencia.

Y por si hay duda, a la hora del postre nos aclaran que la barra de chocolate es de mera presentation y esa no se come.

Vámonos al museo Marmotan en bici a bajar lo comido.

6faa9742-3605-4ec6-a2a5-47089d6545b6

ce7bf01d-204a-4538-a169-8e1a1bdd5920

ccb340d0-4dfa-4566-9083-604c7b654c67

The Guilty Code

Simple Share Buttons
Me declaro culpable de la belleza, moda, noticias, fashion y looks