¿Crisis? GoPro se sale del mercado de los drones y se pone a la venta

Desde sus inicios, la marca de cámaras GoPro tuvo muchísimo éxito. La facilidad de poder colocar su pequeña pero potente cámara en prácticamente cualquier lugar le dio un lugar privilegiado entre marcas competitivas. Se ha vuelto la predilecta de fanáticos del deporte, camping e incluso, amantes de los animales.

GoPro se sumó a la tendencia de los drones con su prototipo llamado Karma. 

Por Paco Deveaux (@devolas)

La compañía que nos trajo una de las cámaras mas populares de todos los tiempos se encuentra atravesando momentos difíciles. Desde el 2016 hasta la fecha, han tenido cuatro ocasiones en las que se tuvieron que despedir a cientos de sus empleados. Sin embargo, planean invertir cientos de millones de dólares en reestructurar su marca. De igual manera, han visto una significativa baja en ventas, y se anunció que el 2017 fue su peor temporada, a pesar de las fiestas decembrinas. Además de fabricar cámaras que son resistentes al agua, polvo y gran cantidad de golpes, GoPro decidió incursionar en el mundo de los drones. Teniendo la facilidad de colgar la pequeña camarita a sus prototipos, los usuarios tendrían una nueva perspectiva de las cosas. Desde abajo, quien maneje el aparato puede decidir que filmar o fotografiar con un smartphone. Después, se bajan las imágenes y están listas para ser compartidas con el mundo entero.

Pero ante la fuerte competencia de drones que existe, GoPro simplemente no tiene los medios para continuar con su fabricación. Es por eso que, un año después de anunciar su nuevo modelo, Karma, la compañía se retira del mercado aéreo por completo. Seguirán ofreciendo asistencia técnica para quienes adquirieron un aparato con ellos, pero no continuarán. Una vez tras agotarse el stock existente, dejará de existir. Otra cosa que anunció, fue que están abiertos a vender la totalidad de la compañía, aunque no es la primera opción. Lo ideal, según el CEO Nicholas Woodman, sería encontrar un socio que les ayude a catapultarse nuevamente.