De máscaras y pestañas

Me declaro culpable de no poder decirle “mascara” al rímel, por más que sea la palabra correcta, según dicen los expertos, no logro cambiar el nombre en mi mente. Adoro el rímel, unas pestañas largas y tupidas levantan tu look en un instante.

Por Mayalen Elizondo (@UrbanGlossMx / @Mayalene)

El rímel –o mascara– como lo llaman muchos, es un producto básico en la cosmetiquera de cualquier mujer. Su nombre fue tomado del apellido del francés que creó la primera versión: Eugène Rimmel, quien vivía en Londres y tenía una perfumería en Bond Street, a mediados del siglo XIX. Actualmente todavía existe la marca Rimmel y tiene unas mascaras espectaculares (Scandaleyes es mi favorita).

Todas estarán de acuerdo en que una “cara lavada” se soluciona de volada con un poco de rímel en las pestañas, lipstick y algo de blush. Voilá! Eso toma menos de 5 minutos, así que no hay pretexto.

mayalen-elizondo-rimel-2

Hablando de cuestiones ociosas: ¿sabes cuántas veces pasas el aplicador de rímel por las pestañas de cada ojo? ¡Alrededor de 50! Tener pestañas bonitas no es cosa fácil, eso lo sabemos bien. Y en otro punto aún más ocioso: ¿quieres que un hombre se estrese en un segundo? Sepárate las pestañas con un alfiler después de aplicarles rímel, no lo pueden soportar.

Las marcas de lujo tienen rímeles espectaculares, mis favoritos son los de Chanel, Lancôme y Dior, seguidos por Clinique, que es de precio un poco más accesible, pero las mascaras de súper también son fantásticas. ¿Cómo no adorar Great Lash de Maybelline? El del empaque rosa y verde, absolutamente todas lo hemos probado alguna vez. También L’Orèal y Revlon tienen unos fantásticos, el chiste es probar varios y experimentar con la fórmula y el aplicador que más te acomode.

mayalen-elizondo-rimel-3

mayalen-elizondo-rimel-6

Es notable cómo la mayoría de las marcas se han esmerado por sacar productos que logran que tus pestañas se vean espectaculares, y con eso de que las postizas están de moda, hay que ayudar a las propias lo más posible antes de acudir a las falsas, que también se ven muy bien.

Tampoco hay que exagerar, si vas a ponerte “extensiones” de pestañas, elígelas de un largo natural. El otro día en el aeropuerto vi a una señora que parecía que traía una tarántula en cada ojo, se veía horrible. Si eres de las que odia ponerse rímel diario, puedes hacerte el tratamiento de enchinado y entintado, que dura unos tres meses. Tengo amigas que se lo hacen y ya no se aplican mascara.

mayalen-elizondo-rimel-4

Si eres de las que se manchan si usan rímel a base de agua, hay versiones fantásticas de aceite, las “waterproof”, pero aguas con la desmaquillada, las fórmulas son tan resistentes que a veces te llevas de corbata dos que tres pestañas tuyas. Intenta desmaquillarte los ojos con aceite de coco o con la clasiquísima Cold Cream de Pond’s.

El punto de la desmaquillada es fundamental, que no se te ocurra ir a dormir sin limpiarte la cara y los ojos como se debe, ese es uno de los pecados de belleza más grandes, sin contar que seguramente amanecerás con varias pestañas menos…

La variedad de mascaras que hay en el mercado es una locura, entre todas esas diferentes fórmulas, colores y aplicadores, está la ideal para ti.