En Boston reemplazaron a los chefs por robots, y el resultado es increíble

Aunque la cocina es considerada como un arte por la gran mayoría de quienes aprecian un buen platillo, un grupo de científicos en Boston no están de acuerdo. Para ellos, el hecho de ser chef es tan solo mezclar ingredientes para luego ofrecerlos al público. Por eso, crearon siete robots para demostrar que pueden encargarse sin problemas de una cocina funcional.

Piensan que una comida puede tener más de ciencia que de espontaneidad. 

Por Paco Deveaux (@devolas)

Boston vio nacer un experimento culinario con robots que cocinan. De esta manera, se puede poner fin al debate sobre si la gastronomía es más arte que ciencia o viceversa. Aunque muchos foodies argumentarán que definitivamente es un arte, un grupo de ingenieros en robótica del Massachusetts Institute of Technology (MIT) quiere demostrar que no lo es. Por eso, los veinteañeros que comenzaron el proyecto crearon siete robots que harán la función del chef. Sin embargo, para hacerlo enlistaron la ayuda de Daniel Boulud, quien ha ganado varias estrellas Michelin por su trabajo.

TE PUEDE INTERESAR: ¡Excelentes noticias! Crearon una tortilla que no engorda y además, es muy nutritiva

Michael Farid, quien es uno de los co-fundadores del nuevo restaurante Spyce, explica como funciona: “Una vez que pides tu orden, tenemos un sistema que busca los ingredientes en el refrigerador y los vierte con las porciones adecuadas en un wok robótico, donde son agitados a 232 grados Celsius. Cuando el proceso de cocción está terminado, los woks se voltean hacia abajo para poner la comida en un plato. En ese momento, los platillos están listos para ser adornados y servidos”. Los robots también limpiarán los platos en menos de tres minutos.

Esta experiencia gastronómica robotizada comienza cuando el cliente escoge que quiere comer. Del menú, puede seleccionar ingredientes, todos saludables, y crear su platillo. Mucho es en base a vegetales y granos. Es entonces cuando ingresan su orden en una pantalla táctil. De ahí, la comanda pasa a los robots, quienes buscan los ingredientes. Cuando está listo, aparece el nombre de la persona sobre su plato. Con esto saben que está lista su comida. Para generar confianza, se colocó a los “chefs” a la vista del público. Tras cada preparación, se enjuagan con agua caliente para después continuar.