Entérate como afecta a tu personalidad el mes en el que naciste, según la ciencia

Quizás suene algo disparado, pero de acuerdo a la ciencia, el mes en el que naciste tiene mucho que ver en como es tu personalidad. La astrología es una pseudo ciencia que “estudia” la alineación de los planetas y como te afecta, pero lo que es cierto es que la época en la que naciste sí puede influir en tu forma de ser.

Tu personalidad no tiene nada que ver con que si Saturno estaba alineado con Júpiter cuando naciste. 

Por Paco Deveaux (@devolas)

El día en el que naciste no afecta en nada como será tu personalidad más adelante. No importa si estaban alineados los planetas a tu favor, estaba lloviendo, era viernes o una hora “mágica”. Todas esas creencias son parte de la astrología, una pseudo ciencia sin nada que la respalde. Pero, lo que sí puede ayudar a moldear ciertas características, es la época. Algunos científicos están lentamente dando a conocer su teoría, y va creciendo en popularidad. Miles de situaciones afectan el desarrollo del feto; la nutrición de la madre es de las más importantes. Los bebés se estaban formando durante una hambruna, por ejemplo, recibieron una mala calidad de nutrimentos y suelen ser más frágiles. Dietas pobres en proteínas, vitamina C o D pueden afectar desarrollo del cerebro, corazón y huesos.

TE PUEDE INTERESAR: La epidemia de selfies se debe a la competencia entre mujeres, asegura la ciencia

En países en donde el invierno es muy fuerte, las madres gestantes pueden sentirse deprimidas. Esto se traduce a poca producción de serotonina, lo cual llega a afectar al bebé no nato. Situaciones de estrés o tristeza son resentidas desde la matriz, y tiene efectos en el hijo. Pero aún después de nacer, todo lo que está a su alrededor continúa formando su carácter y personalidad. En el 2010 se hizo un estudio con ratones para ver el efecto de la temporada en los cachorros. Aquellos que nacieron y fueron destetados en luz invernal (simulada) tuvieron problemas para adaptarse al clima del verano. Sus hábitos alimenticios y niveles de actividad fueron malos.

En humanos, un estudio determinó que quienes nacen en marzo, abril y mayo suelen ser más optimistas. Le pueden encontrar el lado positivo a todo. Sin embargo, las caídas las sienten más, y son propensos a la depresión clínica. En el 2012, se estudió a 58,000 personas; quienes nacieron en mayo son los más depresivos de todos. Los bebés nacidos en junio, julio y agosto suelen ser menos propensos a la depresión. Tienen las mísmas características que los bebés de primavera en cuanto al optimismo. Los de agosto son los menos propensos a la bipolaridad. Quienes nacen en otoño son los más privilegiados; quizás sea por la enorme variedad de alimentos disponibles o porque no hay tantas enfermedades. No suelen ser depresivos ni bipolares. Durante el invierno, se complican las cosas. Pocas horas de luz, frío y menos movilidad afectan bastante al bebé. Los índices de esquizofrenia, depresión y bipolaridad son altos.