Ghosting, el acto de huir de las fiestas sin despedirse, está de moda

Siempre que uno llega a una reunión, fiesta, comida, cena, etc. hay que saludar a los que llegaron antes que tú. En caso de no conocerse se hacen las introducciones apropiadas y debidas. Después de un rato de pasarla bien, beber, reír y bailar, llega la hora de irse. Pero despedirse de todos es una molestia, especialmente cuando son muchos.

Ghosting, la manera más sencilla de irte de las reuniones y fiestas. 

Por Paco Deveaux (@devolas)

El arte del ghosting se comenzó a usar para referirse a personas, en pareja, que repentinamente desaparecían de la vida de la otra. Cuando sales con alguien en una primera cita pero no te sentiste del todo bien con tu date, comienza este momento. Simplemente no contestas llamadas, no regresas sus mensajes, no le escribes ni se vuelven a ver. Como uno desaparece, se le dio el término de ghosting para referirse al acto de no volverse a ver nunca.

Ahora, esta manera de simplemente desaparecer sin ninguna clase de aviso está siendo llevada a otros aspectos sociales. Más comúnmente en fiestas. A la hora de llegar, el saludo es divertido, conoces a la gente que está ahí, puedes platicar, convivir y hacer nuevas amistades. Mientras pasan las horas, y uno se va cansando, irremediablemente llega el momento que todos quieren evitar: la despedida. Especialmente en países como el nuestro, en donde vas de persona en persona dando el beso en mejilla que funciona como el Aloha de los hawaianos: hola y adiós.

La solución está en usar el ghosting para simplemente desaparecer. Uno se evita la tediosa tarea de despedirse durante horas de los demás. Cada día es más común aplicarlo en este tipo de situaciones. Al día siguiente se puede compensar la huída con un mensaje a los amigos y especialmente al host, diciendo que la pasaron muy bien. También se puede avisar desde el principio que tienes planeado irte sin pasar a decirle adiós a todas las personas presentes.