Hotel Casa Awolly y su nuevo menú, la combinación perfecta

Hotel Casa Awolly, el nuevo Hotspot de la Roma no solo conquista parroquianos con su arquitectura, decoración y atmósfera, también está emprendiendo experiencias culinarias memorables y hay que dar una o varias vueltas.

Conoce lo nuevo que Awolly ofrece en gastronomía.

Por Luis de Cristobal (@luisdecristobal) / FOTOS:  Luis de Cristobal y Food Police MX (@FoodPoliceMX)

Dicen que más difícil que alcanzar el éxito, es mantenerlo. Para mantenerlo, debemos mejorarlo, renovarlo, pero sin perder nuestra esencia. ¿Cómo podemos mantener los más altos estándares de calidad sin sernos infieles a nosotros mismos?. Estoy casi seguro que estas eran las dudas del Hotel Casa Awolly comandado por el apasionado chef Irak Roaro, al crear el nuevo menú de su restaurante, que tuve la fortuna de degustar.

TE PUEDE INTERESAR: All Inclusive Gourmet, la nueva y deliciosa manera de hospedarte

Y es que ser uno de los lugares más exclusivos de la Roma tiene un altísimo nivel de exigencia. Especialmente cuando eres un lugar especial, en el que no eres un restaurante, ni un hotel, ni un club, pero a la vez eres todos los anteriores y algunos más. Eres reconocido por tus coctails, pero también eres aplaudido por tus platos. Eres admirado por tu decoración, pero también eres buscado por tus fiestas. Entonces, ¿cómo puedo seguir enamorando a mis fieles?

Pues su propuesta para lograrlo es muy buena en su comida, pero excelente en sus tragos. No soy yo de esos que disfrute alargando las comidas, pero esta vez fue una excepción. Y creo que la culpa es totalmente de la compañía y de sus bebidas perfectamente combinadas. Me sorprendió enormemente, como punto de partida, una bebida que no era novedad en su carta, pero que sí van a mantener y que, por favor, deben probar. Se trata de un coctail de mezcal y vermú… con matcha. Se llama Tigra. Im-pre-sio-nan-te.

El menú había empezado delicioso, sin aún haber comido. Nos esperaba una lista de 10 platos, que aquí les comparto:

Los que me conocen saben que en otro tiempo fui vegetariano y que, pese a ya no serlo al cien por ciento, sigo sin comer ciertas cosas, como carne de res y, por supuesto foie. Y que cuando como otro tipo de carnes tiene que ser a fuerzas de producción ecológica. Y esto me encantó, su pollo es de rancho y son muy respetuosos con los orígenes de sus compras.

Pero volviendo a la esencia, los dos primeros platos fueron muy ricos, especialmente la textura del pulpo y todo el conjunto del tiradito. Los platos de pollo y de cerdo venían excelentemente comandados por mole de chocolate un milhojas de manzana y curri, respectivamente. Flojo el fideo seco con camarón, a mi parecer. Mención especial para terminar al flan con helado de yogur griego. Delicioso.

En resumidas cuentas, una propuesta potente, variada y rica, fascinantemente maridada por sus coctails. Que, por cierto, de una manera muy ingeniosa, se eligen de una baraja de tarot, dejando a la diosa fortuna la suerte de nuestro siguiente trago. ¡Ojalá te toque entonces la reina de oros!