JW Marriott Los Cabos, herencia de grandeza en el Mar de Cortés

JW Marriott creó concepto que replantea el paradigma de los resort, en una locación pacífica y apartada que multiplica las bondades del Golfo de Cortés y su legendario mar en Los Cabos y Baja California.

JW Marriott puso a prueba su longeva herencia y creo un paraíso único en Los Cabos.

Por Erick E. Tapia (@EseErick)

El Mar de Cortés es distinto. Cuenta con una identidad calma y longeva, como si se tratará de un decano oculto entre los mares del mundo. Quizá por eso le llamen el mediterráneo mexicano, aunque cuente con una identidad propia inmiscuida en calor único de nuestro país.

Entender y plasmar esa esencia suena como algo complejo y poco probable, pero JW Marriott lo logró con su resort en Los Cabos. Fuimos invitados recientemente a su activación Relish The Heritage y pudimos comprobar que es un must para todo viajero.

Desde la llegada uno percibe la grandeza de su planteamientos arquitectónico, producto de la brillantez del especialista Jim Olson, que ofrece una coherencia insuperable con todo el escenario. Como si debiera estar ahí desde siempre.

Pero quizá lo que mejor apreciamos del JW Marriott Los Cabos Beach Resort & Spa es que todo lo que contiene está enfocado a un atributo único y ya a veces muy escaso: la relajación.

Los espacios amplísimos en todas los áreas comunes y en las habitaciones, donde no se escatima ningún confort, proveen todo lo necesario para pasar la vida leve enclaustrado en su locación estratégica, apartada, sin vecinos (por ahora), que culmina en una playa limpísima de arena mediterránea que no se calienta con el Sol y una vista privilegiada hacia el azul rey del Mar de Cortés, único en nuestro país.

Fue en ese preciso azul indescriptible que vivimos la experiencia de ir a buscar a las ballenas jorobadas, impresionantes criaturas que viajan miles de kilómetros desde Canadá para aparearse en este privilegiado golfo. La experiencia está disponible durante invierno como parte del festival Relish The Heritage, pero la agenda del JW Marriott Los Cabos Beach Resort & Spa es amplia y cuenta con algo para cada temporada.

En la misma línea conviven las albercas, una de agua dulce con bar y otras más de agua salada, obteniendo máximo provecho de una geografía privilegiada que ofrece San José del Cabo.

Pero esto es el comienzo apenas, además de la relajación, el concepto de wellness fue prioridad para los creadores del JW Marriott Los Cabos Beach Resort & Spa, por eso incluyeron el Jasha Spa, un complejo que incluye lounge de relajación, 12 salas de tratamiento con terrazas privadas, albercas interiores, alberca de vitalidad, vapor de agua de mar, saunas, jacuzzis, carril de nado con vista al mar, salón de belleza, suites para dos, un amplio menú de tratamiento con unos estándares de calidad que lo han hecho uno de los mejores del mundo, y podemos confirmarlo. #MeDeclaroCulpable

Pero como si fuera poco, el Jasha Spa también incluye un temazcal, único en su tipo en el destino, que provee la experiencia real de este centenario ritual orgullosamente mexicano.

Claro que no hay experiencia resort sin una oferta culinaria que la redondeé, y en JW Marriott Los Cabos Beach Resort & Spa hicieron énfasis en aprovechar la oferta internacionalmente conocida de baja, en conjunto con un espíritu global.

La joya de La Corona es la sucursal del célebre Café des Artistes del chef Thierry Blouet con su exitosa propuesta fusión de las cocinas mexicana y francesa proponiendo platillos de texturas suaves y una gran orquesta de aromas.

El otro grande del resort es el restaurante Ua, que significa casa, Frente a una vista espectacular del Mar de Cortés, ofrece una selección cuidadosa de platillos de la alta cocina mexicana e internacional.

Precisamente fue aquí donde el chef ejecutivo Pablo Hildebrando, quien nos agasajó con una cena estilo baja y su propuesta exclusiva diurna, The Best Brunch In Cabo.

Pero además diseminados por la propiedad existen distintos espacios, cada uno con su identidad propia, para ofrecer experiencias culinarias diferentes sin la saturación de un All Inclusive.

El otro gran añadido del JW Marriott Los Cabos, indispensable para alcanzar un nivel ejecutivo, es el magnífico campo de golf que lo completa. Las 299 habitaciones del complejo cuenta con acceso directo al trazado originalmente salido de la imaginación de las leyendas de este deporte, Greg Norman y Jack Nicklaus, capaz de albergar torneos profesionales entre sus recorridos de alto nivel.

Así pues culpables, podríamos seguir enumerando las bondades de este magnífico lugar, pero mejor les damos nuestro veredicto. Tienen que venir, con su conveniente ubicación a un vuelo de hora y media de la capital y 25 minutos del Aeropuerto Internacional de Los Cabos, es ideal para la escapada que todo merecemos. Nos lo van a agradecer.