La felicidad depende 50% de nuestra genética, revela la ciencia

La felicidad no es algo que siempre se llega a sentir. Para algunos puede que sea más difícil de experimentar, pero existen ciertas estrategias que te pueden ayudar. Algunos comportamientos y maneras de pensar harán que la alegría te llegue, sin excepciones.

La felicidad que experimentamos es gracias a nuestra genética hasta en un 50%

Por Paco Deveaux (@devolas)

Las cosas materiales sí pueden darnos felicidad, pero por momentos. De hecho, en realidad lo que sentimos parece ser heredado. La alegría que experimentamos está en nuestra genética, y de acuerdo a expertos, es responsable de ella hasta en un 50%. Los bienes materiales, económicos y  salud representan tan solo el 10%. Pero, la manera en la que pensamos y nos comportamos influye en el 40% restante. Y es ahí donde se puede comenzar a hacer un cambio importante. Científicos dicen que ciertas formas y personalidades pueden ayudar, al menos de que sufra una patología. ¿Cómo? Puedes empezar expresando tu gratitud. El hecho de siempre querer más de lo que se tiene, es perjudicial. Mejor, enfocarse en lo que ya se tiene, y agradecerlo. No pensar demasiado las cosas es también clave para la felicidad. Casi toda la tristeza que sentimos viene de los pensamientos negativos que nos inundan respecto al dolor o miedos infundados.

Un error en el que muchos caen, es en compararse con el resto de las personas de manera negativa. Siempre se nos ha enseñado a querer más que los demás; pero al comparar a un niño por ejemplo, con otro resaltando que es más guapo el segundo, enseña al niño a sentirse inseguro. Con esto querrá buscar la belleza superficial, sin concentrarse en los aspectos positivos que ya tiene. Tampoco se debe de basar la felicidad en las redes sociales. Muchos sufren por no tener muchos amigos en sus plataformas, o por no alcanzar cierto número de likes. Hay que hacer esto a un lado y ver lo que se tiene de forma tangible, real. El apoyo y amistad de personas cercanas es mucho más valioso que uno digital. Hacer ejercicio es también un importante factor para ser feliz.

Al hacerlo, se liberan neurotransmisores y hormonas dedicadas a que uno se sienta bien de manera prolongada. Ser amable con los demás da una sensación de grandeza, de ser importante. Y esto, hace que nos sintamos felices por haber hecho el bien ajeno. Cuando te sientas un poco triste, ayuda a alguien que lo necesite. Verás el efecto positivo de inmediato. Saber perdonar. Este último es difícil, pero una vez que se logra, la felicidad puede llegar a ser inmensa. Al quitarte de encima el peso del rencor, das paso a sentimientos agradables y felices.