Las vacaciones ayudan a prolongar la vida, y lo dice la ciencia

Poder salir de vacaciones por al menos tres semanas al año ayuda a prolongar la vida, de acuerdo a un estudio realizado por la Universidad de Helsinky, en Finlandia. Alejarte de la vida cotidiana hace que las personas se olviden del estrés, ejerciten cuerpo y mente y vean otras cosas a las que normalmente se está acostumbrado.

Ya lo dice la ciencia, así que es hora de pedir unas vacaciones. 

Por Paco Deveaux (@devolas)

Un estudio hecho por la Universidad de Helsinky en Finlandia, durante cuarenta años, llegó a comprobar lo que todos sabíamos pero que no estaba comprobado por la ciencia. Salir de vacaciones ayuda a prolongar la vida. Los resultados se compartieron en el  Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología, y es que para quienes padecen problemas cardiovasculares se benefician enormemente. De hecho, se dieron cuenta que los hombres con enfermedades del corazón que no tomaban al menos tres semanas libres al año, vivían menos que quienes sí lo hacían.

TE PUEDE INTERESAR México : Líder mundial en estrés laboral, o síndrome del burnout

La investigación tomó los datos de 1, 222 ejecutivos; todos nacieron entre 1919 y 1934. A mediados de los años setenta, se les reclutó para participar en el estudio, a lo cual accedieron. Gracias a esto, se supo que quienes tomaban menos días de vacaciones, tenían un porcentaje mayor de muerte. El 37% de ellos aumentaban su probabilidad de morir prematuramente. “El daño causado por el estilo de vida intensivo se concentró en un sub grupo de hombres con vacaciones anuales más cortas. En nuestro estudio, los hombres con vacaciones más cortas trabajaban más y dormían menos que los que tomaban vacaciones más largas” dijo Timo Strandberg, investigador de la Universidad de Helsinky.

“No debemos pensar que llevar un estilo de vida saludable en otros aspectos compensará el exceso de trabajo y no tomarse vacaciones. Pueden ser una buena forma de liberar el estrés” añadió Strandberg. Dentro del grupo analizado, el 37% de quienes aumentaban su riesgo de muerte, habían sufrido ya de alguna intervención médica. Esto impacta la mente, ya sea por el estrés o el saber que está enfermo. “El asesoramiento sobre el estilo de vida debe combinarse sabiamente con el tratamiento farmacológico moderno para prevenir eventos cardiovasculares en individuos de alto riesgo”. Junto con unas buenas vacaciones, el riesgo de fallecer antes de tiempo es menor.