Me desnudé en Internet: crónicas de una usuaria de Make Love Not Porn

Una de nuestra culpables más queridas probó la aventura de desnudarse en la plataforma de Make Love Not Pornun sexy síntoma de los tiempos modernos.

Hablemos de desnudarse en Internet.

Por Efi Vasconcelos

Cuando pasan las caricias, cuando los besos no bastan, cuando la primera prenda cae; es en ese momento en el que volteo a buscar la lucecita roja en la habitación.

¿Ya está prendida la cámara?
Después de cinco años compartiendo mi cuerpo con extraños a través de una, bueno, varias cámaras de video y fotografía, tengo una lista de respuestas a preguntas frecuentes lista para sacar ante los interrogatorios de personas cercanas y ajenas. Lo que no tengo, y me encantaría tener a la mano en el momento de exponer ese yo ante alguien, es una Polaroid para coleccionar las expresiones faciales tan variadas y maravillosas que me regala la gente cuando les confieso que… hago porno. Aunque en realidad es una mentira. Porno es esa palabra que le designamos a muchas acciones, prácticas y formas de expresión humana ligada al erotismo, pero que a veces nos da pena decir en voz alta. ¿Que qué hago entonces? Coger y divertirme mientras una cámara me graba. Quitarme la ropa y vestirme con esa persona que encontré guardada bajo la piel.

Entre las muchas preguntas, la que nadie deja escapar es dónde. Y desde luego que todos quieren saber, porque secretamente todos nos morimos de ganas por vernos, conocernos y reconocernos desnudos. Pero hacerlo, preguntarlo, pedirlo, sugerirlo pasa la frontera de nuestras prácticas sociales y no hay oficina dónde sacar Visa para cruzar a ese otro lado. Bueno ya, sí lo voy a decir, pero hay una historia detrás y es preciso contarla para comprender el
contexto.

Make Love Not Porn…
Hace cinco años, una mujer encontró la solución perfecta a la poco realista variedad y alternativas de pornografía existentes en el momento. ¿A qué me refiero con poco realista? Interacción hombre-mujer donde el hombre es quien lleva la guía de acciones y para quien la mujer cumple peticiones, deseos y maniobras -eso son-. Interacción mujer-mujer completamente falta de intimidad y emociones con el fin de simular algo cercano al sexo entre una pareja de lesbianas. Lo mismo va entre hombres.

Es justamente la falta de intimidad lo que sesga una experiencia real y convierte estas prácticas en un producto falso como el pan de caja. Esperen. Hagan lo siguiente antes de tacharme de cursi o sentimental: tomen un momento para pensar en esa persona con la que han compartido los momentos más divertidos estando desnudos, o tal vez para recordar el mejor orgasmo que han sentido, ahora intenten traer a la mente a quien provoque una erección rotunda y completa de tan solo recordar un aroma o escuchar una melodía… Eso que han experimentado son momentos de intimidad empapados, como sus genitales, de feromonas, neurotransmisores que enloquecen transmitiendo información que se dispara a través de los sentidos, y emociones. Cindy Gallop es una mujer cabrona y una emprendedora voraz, decidida a cambiar el status quo porque sabe que puede. Make Love Not Porn es una plataforma social creada por ella a la que uno como mortal que le echa ganitas, puede contribuir subiendo videos en los que se muestre realizando alguna práctica sexual. Esto que comenzó como un proyecto polémico e inverosímil ante los ojos de muchos, ahora se define con el nombre de revolución social sexual, que a mi parecer es completamente coherente con lo que busca porque todos somos amateurs con aires de pro buscando quitarnos complejos y limitantes para sentirnos plenos cogiendo, así de raros, cagados o hasta feos que podamos vernos en algún momento.

¿Qué van a encontrar en Make Love Not Porn?

Sexo, real, vivo, completo. Algo en lo que han hecho énfasis las mujeres que llevan MLNP, – sí todas son mujeres y eso lo hace más increíble-, es en mostrar el sexo como realmente lo practican y sienten las personas alrededor del mundo, y si no se aguantan las ganas pueden buscar en Instagram el hashtag #realworldsex antes de seguir leyendo. ¿Listos?

¿Quién puede contribuir? La magia de MLNP es que es una plataforma abierta e inclusiva para toda alma aventurera que quiera experimentar en esto, hay ex pornstars, parejas, amigos, e individuos. Aquí no existe tal cosa como un perfil pro del porno, porque todos lo somos a nuestra forma. La curadora de la plataforma, será quien personalmente reciba, revise y valore los intereses y razones por las cuales quieren participar.

Lecciones con líbido
Todos los cuerpos son diferentes, únicos y mágicos. Eso de andar por ahí tratando de categorizar y juzgar a alguien con ropa encima es una idiotez, hacerlo cuando están desnudos ya está ligado a complejos y líos personales que tenemos que trabajar para ser un poquito mejores personas, para pasarla mejor conviviendo con otros y para aprender a apreciar la compleja belleza de un cuerpo ajeno.

El sexo no siempre resulta tan explosivo como lo imaginamos, pero siempre podemos volverlo divertido y disfrutarlo mientras dura para hacerlo mejor. Muchas chicas creen que tener sexo es como soplarle una velita de cumpleaños a su pareja, y no, para nada. Muchos chicos piensan que hay una forma “correcta” de tener sexo y va de la mano con lo que esas chicas tienen en la cabeza. La verdad no le he preguntado a mis amigas gay cuándo aprendieron a coger de verdad, pero lo haré muy pronto. Lo único importante aquí es: si les gusta venirse y saben lo que hace falta para lograrlo, díganlo. Para eso se anotaron.

Encontrarse con una nueva pareja sexual, o continuar con una que ya tenemos, puede costarnos varias capas de inseguridades, pero vale la pena intentar empatizar con el otro y aprender de lo que le gusta. Lo que realmente importa es dejarse sentir y divertirse en el proceso.

Alguna vez le dije a una amiga que en la vida real los leones no cantan canciones de amor antes de coger, y es cierto, ni ellos ni nosotros. El sexo es algo que puede vivir en un mundo aparte de lo que una pareja monógama considera amor. Hablo de una pareja monógama porque a pesar de que existen concepciones que difieren de su significante convencional y que involucran a ambos sexo y amor, es un referente que todos tenemos cerca. Sin embargo, quitarle la parte amorosa al sexo no lo deslinda de emociones, que son completamente válidas y reales. Uno puede sentirse cercano a la persona con quien se comparte la intimidad y eso lo puede hacer mejor y más divertido.

Yo aprendí lo básico sobre sexo en las clases de educación sexual de mi Primaria, en libros de Biología de la Reproducción que le tomaba prestados a mi mamá y viendo porno en la tele. La música me ayudó a llevarlo a un plano más cercano, y varias personas me enseñaron a apreciarlo. MLNP me enseñó a compartirme a través de él.

Si no lo encontraron ya, acá tienen el sitio: www.makelovenotporn.tv