México, uno de los países con el peor balance trabajo-vida en el mundo

El trabajo es una necesidad, que nos permite vivir día a día. Obtenemos beneficios, como seguro médico, vales de despensa y días feriados pagados. Sin embargo, ante todo el esfuerzo para salir adelante, México tiene uno de los peores balances entre el trabajo y la vida personal.

Turquía tampoco goza de un buen balance en relación al trabajo-vida.

Por Paco Deveaux (@devolas)

De acuerdo a la Organisation for Economic Co-operation and Development (OECD) Turquía tiene muy poca calidad de vida cuando se trata del aspecto personal. El trabajo del que goza el promedio de las personas no les permite tener además, una buena calidad de vida. Tristemente, en México pasa algo similar. Uno de los aspecto más importantes en la relación trabajo-vida, es el tiempo que se pasa fuera de la oficina. Horas demasiado largas impiden una buena salud, aumentan el estrés y ponen en riesgo a la persona.

Quienes pasan más horas trabajando que gozando de tiempo de descanso, pueden llegar a sufrir infartos, ser infelices y no tener tiempo para la familia. De igual manera, su salud se ve en peligro, ya que no hacen ejercicio, y generalmente su alimentación es bastante mala. Entre los países que pertenecen al OECD, Turquía se coloca en primer lugar, pero México no se queda atrás. En el segundo puesto, nuestro territorio destaca por tener gente trabajadora, pero sin calidad de vida. Pasan más tiempo tratando de ganarse un sustento, que con sus familias, amigos o haciendo actividades que disfrutan.

Estados Unidos, la potencia mundial, tampoco goza de buena calidad entre el trabajo y la vida diaria. Reino Unido también tiene el mismo problema, aunque las estadísticas los colocan lejos de México en la lista. Existen 35 países que están inscritos en el OECD, entre ellos  Rusia y Brasil. En ellos, tampoco existe una buena calidad de trabajo y vida, de acuerdo a las estadísticas. Sin embargo, Holanda goza de una excelente calidad de vida en relación al tiempo que se pasan laborando, a diferencia de otros países europeos.