Mural de los Poblanos nos vuelve a sorprender con su imaginación culinaria

Visitar puebla, siempre es un deleite y ahora #NosDeclaramosCulpables por caer ante la concupiscencia del Festival de Cuaresma que se realiza en, El Mural de los Poblanos, con un chef invitado, Yvan Mucharraz, para compartir talento a lado de la chef residente, Liz Galicia.

Mural de los Poblanos es un faro gastronómico para Puebla y comensales aledaños.

Por Esteffanía Albarrán (@Colorido_bicho)

En el estilo gastronómico del chef, Yvan Mucharraz, permea la pasión por los ingredientes regionales de México que ha plasmado en diversas y famosas cocinas del mundo. Estudió gastronomía en la Ciudad de México, para comenzar su carrera en La Bombilla con los chefs: Yuri de Gortari y Edmundo Escamilla con los cuales perfeccionó sus habilidades en la gastronomía mexicana, profundizando en el desarrollo de recetas y dando a conocer su experiencia en conferencias y festivales por todo el orbe en asociación con las respectivas embajadas mexicanas en el exterior. Esto le abrió grandes puertas, como colaborar con el famoso chef Thomas Keller en The French Laundry en el 2011, seguido de una temporada en L´Atelier en Paris, bajo la dirección del chef Joel Robuchon; actualmente Mucharraz es el chef ejecutivo de Chileno Bay Resort & Residences en Los Cabos, Baja California Sur (México).

Al llegar con el agradable clima primaveral, se antoja una margarita elaborada con mezcal poblano puedes elegir entre tamarindo o mango y el servicio siempre es agradable.
Y mientras degustábamos el rico cóctel aprendimos un poco sobre los vinos Shimul con la guía de Álvaro y Mirentxu Ptacnik que nos explicaron el origen de la palabra que da nombre a estos vinos que vienen del Valle de Guadalupe, B.C.; es un término “Yumano” (lengua madre o tronco lingüístico común de todos los grupos indígenas del sur de California, parte de Arizona y norte de la península de Baja California) se refiere a la forma de organización social y se traduce como Clan o Grupo.

TE PODRÍA INTERESAR:

En el primer tiempo un crudo de atún con ají amarillo y cítricos confitados; el maridaje con sake mexicano: Nami Junmai.

Después un aromático sope de masa azul con escamoles (huevecillos de hormiga que tienen hasta un 96% de proteína) salteados en mantequilla, ajo, cebolla, chile serrano y epazote con guacamole. El maridaje es guiado por el sommelier Jonathan Robles.

Los tacos en paladares mexicanos son sinónimo de amor y como tercer tiempo Yvan Mucharraz nos deleitó con un taco de pulpo a las brasas con mole verde, pepitas enchiladas y pápalo, en compañía de una cerveza Mel.

La tortita de huazontle rellena de queso en caldillo de jitomate fue como la madalena de Marcel Proust, y tan glorioso recuerdo Proustiano fue maridado con vino “La Rumorosa” de vinos Shimul.

Como bien dicen que no hay quinto malo, la totoaba con puré de elote, chicharos y elotitos tatemados con chipotles llega a engalanar la mesa en compañía de un Rancho Mogorcito Blanco.

Y para las almas postreras nos despidieron con dos sensuales poemas: una nieve de mango con mezcal y una panna cotta de crema agria acompañados por Yolixpa. El yolixpa es una bebida mexicana que nace de la fusión de la herbolaría utilizada tradicionalmente por curanderos antiguos de la sierra norte de Pueble y el aguardiente de caña que los europeos introdujeron, vinculada a las culturas nahua y totonaca.