Perrito dio la vuelta al mundo por comer galletas de marihuana por accidente

Esta es la historia del pobre Peanut, un Chihuahua de 2.7 kilogramos que se volvió superviral en redes sociales con sus imágenes intoxicado luego de comer por accidente un bizcocho con marihuana.

Por @TheGuiltyCode

Los postres con marihuana representan un riesgo: lucen exquisitos, saben delicioso, muy difícilmente se nota que contienen cannabis y son muy potentes. Basta recordar la historia de este padre de familia que tuvo un ataque de paranoia y ansiedad luego de comer los brownies de uno de sus hijos sin saber del ingrediente clave.

Pues ahora le pasó lo mismo a Peanut, un perrito de raza chihuahua de menos de 3 kilos, cuyas imágenes le dieron la vuelta al mundo. Y es que Peanut terminó gravemente intoxicado luego de comer por accidente una galleta con marihuana. El efecto que provocó la sustancia en el rostro del pequeño canino no pudo evitar que sus dueños compartieran sus imágenes en Imgur y Reddit, de inmediato la cosa estalló y llegó a todas las demás redes sociales.

peanut1

“Lo llevamos a la Clínica Universitaria Veterinaria de nuestra zona. Peanut pesa menos de 3 kilos, así que estábamos preocupados por la cantidad que podía haber ingerido. Además, había algo de chocolate en la galleta, así que queríamos estar seguros de que todo iba bien. Lo curioso es que no se sorprendieron en absoluto, claramente no era la primera vez que veían a un animal intoxicado”, escribieron los dueños de Peanut.

“En general siempre es un perro muy feliz, pero definitivamente esta marihuana era de las que te da paranoia. Además de ser incapaz de mantenerse en pie, estaba muy inquieto y asustado. Pobrecito :( Lo tuvieron allí unas diez horas. Le indujeron el vómito y le dieron de comer una especie de carbón para que le ayudase a absorber el resto. Para cuando volvimos a casa ya estaba bastante normal. Estamos muy contentos de que Peanut esté bien y esperamos que diga no a las drogas en el futuro”.

peanut

Y aunque esta anécdota tuvo final feliz, resulta que no es un asunto que se deba tomar a la ligera. El consumo de marihuana en perros puede resultar mucho más que en humanos; sus síntomas incluyen, entre otros, falta de coordinación, temblores, pupilas dilatadas, vómitos, letargia, incontinencia urinaria y cambios en el ritmo cardíaco.