¿Por qué el alcohol ayuda a ligar? La ciencia responde

Después de unas cuantas copas de tu bebida favorita, es normal que te sientas con deseos de estar con alguien más. Aunque el alcohol inhibe ciertas funciones en nuestro cerebro, como la atención, concentración y habla entre otras, no afecta otras. Estas incluyen la parte del deseo sexual.

Unas cuantas bebidas te harán pensar en comida y sexo, de acuerdo a la ciencia.

Por Paco Deveaux (@devolas)

Aunque el sexo siempre está presente en nuestra mente, el alcohol te puede llevar a un deseo más fuerte de lo acostumbrado. Se sabe que después de unos cuantos tragos, las funciones motoras se ven deprimidas. Por eso, hablar correctamente o moverse fácilmente se vuelve un poco complicado. A pesar de ello, la glándula pituitaria, el hipocampo y el hipotálamo continúan trabajando a la perfección. El deseo sexual y la excitación provienen justamente de ahí, y es por eso que muy probablemente te conviertas en una máquina de sexo si estás tomado.


Una vez que tus funciones principales se ven afectadas, entra el instinto sexual. Sin la capacidad de tomar una buena decisión, todos a tu alrededor se vuelven atractivos. Comienzas a sentir ganas de tener sexo, ya que el resto de tu cerebro está fuera de comisión. Por suerte, cosas básicas como respirar y comer siguen intactas. Sin embargo, también se sabe que alcohol puede imitar ciertos neurotransmisores. Esto incluye la serotonina, BAGA y NMDA, por lo que de inmediato te sentirás más relajado y feliz.

Por esto, las personas deciden ir a un bar cuando quieren conocer a alguien. Es la manera más fácil de sentirte relajado, confiado y con ganas. Aunque demasiadas copas pueden resultar en una noche fracasada, la moderación ayudará a que tengas ganas de acercarte a alguien nuevo.