¿Por qué nos ponen el cuerno? Infieles responden en estudio

La infidelidad siempre es una posibilidad fuerte dentro de una relación; aunque muchas veces se da esta situación por falta de una buena relación, no siempre es el caso. Una de las razones es bastante sorprendente, y no tiene nada que ver con la persona que está siendo engañada.

Gracias a un estudio del  Journal of Sex Research, conocemos las razones de porqué ponen el cuerno. 

Por Paco Deveaux (@devolas)

Si estás haciendo todo bien, y te sientes feliz en tu relación, te puede sorprender enterarte de que estás siendo engañado. Las razones pueden ser varias, pero hay una que toma a muchos por sorpresa. Aunque sientas que conoces a tu pareja mejor que nadie, no siempre es el caso. Aquí te enlistamos las razones principales, de acuerdo a quienes son infieles, de porque lo hacen.

1. Inseguridad

Algunas de las personas que engañan a su pareja son tan inseguros, que necesitan constante validación por parte de alguien más. Quieren sentirse atractivos y deseados todo el tiempo, por más de una persona, es decir, su pareja. Por eso, salen en busca de ese sentimiento que los hace sentir mejor, aunque estén en una relación buena y estable.

2. Falta de compromiso

Cuando alguien dice que engañó a su pareja porque no era una relación formal, demuestra nuevamente que es por falta de confianza en sí mismo. Al tener problemas de apego, suelen desprenderse de la persona con la que están, para salir en busca de otra pareja. Este es un ciclo repetitivo, y aparece cuando hay problemas de apego desde la infancia.

3. Variedad

Algunas personas tienen el deseo de múltiples parejas sexuales, y está bien. Pero, si están en una relación estable, se debe de hablar al respecto con la pareja. Muchos tienen miedo de ser rechazados al exponer su fantasía, y es por eso que salen en busca de otro compañero. La clave es la confianza y la comunicación.

4. Alcohol

Esta es una de las razones más populare para justificar un engaño. Al perder la capacidad de pensar claramente, lo usan de pretexto. Sucede más seguido de lo que pensamos, y en muchas ocasiones, unas copas de más han sido causa de divorcio.