Si quieres pasar de unas copas a un encuentro romántico, debes de saber esto

El alcohol puede ser un buen comienzo para sentirte más sexy, pero algunas bebidas quizás entorpezcan la noche. Por eso, antes de escoger lo que quieres tomar, mejor revisa los efectos que tienen en tu cuerpo antes de comprar una botella de lo que más te gusta.

La gente se quiere más cuando bebe, y está más que comprobado. 

Por Paco Deveaux (@devolas)

Dependiendo del tipo de alcohol, te sentirás más inclinado a pasarla bien, o no. Catorce gramos de alcohol puro constituyen una bebida estándar; pero después de dos o tres, tu libido entrará en acción. Por eso, antes de correr a comprar una botella, revisa el efecto que tienen en tu vida sexual. No todos funcionan igual, y algunas pueden hacer que no tengas suerte.

Cerveza:

Dos cervezas son la cantidad perfecta para que tu rendimiento en la cama sea óptimo. Sin embargo, gracias a su bajo contenido alcohólico, la gente suele tomar muchas más. Y entonces, se vuelven lentos y torpes, situación que no ayuda en nada.

Vino:

Un estudio en Italia demostró que las mujeres que bebían vino tinto en moderación, sentían muchas más ganas de tener sexo. Además, a ellas les gustan los aromas a madera y ligeramente terrosos. Ambos se encuentran en el vino tinto.

Champagne:

Con dos copas, ya se comienza a sentir el efecto. Y es justa la cantidad que hará que tus proezas sexuales estén de lo mejor. Además, sus aromas a vainilla, cereza, lavanda y caramelo atraen a los hombres.

Whiskey:

Su proceso de fermentación hace que la cruda del día siguiente sea terrible. Además, es bastante fuerte, por lo que beberlo suele emborrachar rápidamente. Esto provoca sueño y malestar, evitando un encuentro sexual.