Tener buen sexo con tu pareja puede llevar a la infidelidad, dice estudio

Así como lo leíste. Aunque suena contradictorio pensar que entre mejor sexo se tenga como pareja, la probabilidad de un engaño aumente, es real. De hecho, entre más ganas le echen, solo hará que alguno de los dos saga a ver si es igual fuera de la relación.

No por tener sexo digno de una película, significa que te serán fiel.

Por Paco Deveaux (@devolas)

Según un grupo de psicólogos de la Universidad Estatal de Florida, en Estados Unidos, el sexo maravilloso no te garantiza nada de fidelidad. Tu pareja o tú podrán querer saber si acostarse con alguien más será igual o más gratificante, así que saldrán a comprobarlo. No importa si la pareja es reciente o ya llevan varios años juntos; tampoco tiene que ver si se llevan bien o mal. Muchas veces las parejas más felices son aquellas que suelen sufrir de engaño por parte de uno o ambos. La alegría y furor causado por tener un buen orgasmo es visto algo así como una recompensa. Por eso, nuestra actitud en cuanto al sexo se vuelve positiva.

TAMBIÉN Dicho por la ciencia: Siete maneras de ser más atractivo para los demás

Esto, a su vez, conlleva a querer tener más experiencias, y muchas fuera del matrimonio o noviazgo. Para poder afirmar de manera correcta que el hecho de mantenerse fiel, a pesar de una excelente vida sexual, es difícil, se estudió a 233 matrimonios. A lo largo de tres años se analizó su grado de compromiso y satisfacción en la cama. Así, se pudo llegar a la conclusión acertada. Pero nada en esta vida es seguro. También se dieron cuenta que entre más atractivo el hombre, más probabilidad tiene de engañar a su pareja.

También descubrieron que, aunque en menor grado, las personas con una vida sexual aburrida salían en búsqueda de un poco de diversión. Y aunque cualquiera pensaría que la abstención no deseada obligaría a uno de los dos a engañar, no es así. Se encontraron algunas parejas que efectivamente ponían el cuerno por esa razón, pero fueron más los que estaban satisfechos plenamente quienes andaban en camas ajenas.