VIDEOS: Acusan a “La Casa de las Flores” de parecerse a “Desperate Housewives”

El fin de semana pasado se estrenó una nueva serie en Netflix, llamada “La Casa de las Flores”. La historia de Manolo Caro obtuvo muchísimo éxito, pero más de un viewer se dio cuenta de algo. La similitud entre la producción mexicana y “Desperate Housewives” es bastante notoria.

¿Se habrá inspirado de más con la historia americana de esposas desesperadas?

Por Paco Deveaux (@devolas)

SPOILER ALERT

“Desperate Housewives” narra la vida de algunas mujeres que viven en un suburbio estadounidense. Aburridas, cansadas, divorciadas o buscando ser perfectas, la historia comienza cuando Mary Alice Young (Angela Forrest) se suicida. Al igual que Esposas Desesperdas, en La Casa todo empieza tras la muerte de un personaje. En este caso, se trata de Roberta Sánchez (Claudette Maillé). Sánchez es amante de Ernesto de la Mora (Arturo Ríos). Con el descubrimiento del cuerpo, salen a luz secretos de la familia, dando pie al inicio de la trama. Pero desde la intro ya vemos las similitudes. Los colores y las figuras tipo pop-up son muy parecidas.

TE PUEDE INTERESAR: ¿Ya conoces el #PaulinaDeLaMoraChallenge? El último y lamentable tren viral

Otra de las similitudes que no podemos evitar hacer notar, es el tono de narración. Como en ambos primeros capítulos tenemos a un personaje que se suicidó, éste se convierte en la voz detrás de la cámara. Así, va contando en cada episodio lo que está sucediendo. Mary Alice Young narraba lo que veía y sentía. En La Casa, es Sánchez quien hace lo mismo. También tenemos a la vecina chismosa que todo lo quiere saber. Mientras que en Wisteria Lane es Karen McCluskey (Kathryn Joosten), en la producción de Manolo Caro es Carmelina (Verónica Langer).

Otra similitud bastante notoria, es que en ambos shows, el ambiente familiar es de dinero. En La Casa de Las Flores, vemos a la familia de la Mora viviendo en una de las zonas residenciales más exclusivas de la Ciudad de México, en Las Lomas. Y en Desperate Housewives, todas viven en la misma calle, donde se ven casas grandes, jardines bien cuidados y el vecindario aparentemente perfecto.